capitolioCerca de 90 miembros del Congreso de Estados Unidos han dirigido una carta al presidente Barack Obama pidiendo su implicación personal contra el proyecto de ley que se discute en estos momentos en Uganda y que, en caso de ser aprobado, permitirá condenar a pena de muerte o cadena perpetua -según los casos- a las personas homosexuales.
 
“Consideramos que se trata de una cuestión de derechos humanos de rango internacional que requiere una respuesta firme por parte de usted y de los Estados Unidos”, expresa el escrito en su primer párrafo. La carta ha sido promovida por tres representantes abiertamente homosexuales, Jared Polis, Tammy Baldwin y Barney Frank.

Los congresistas valoran positivamente las manifestaciones previas en contra del proyecto tanto por parte de la secretaria de estado Hillary Clinton como por la propia Casa Blanca, pero piden a Obama ir más lejos y pronunciarse públicamente como Presidente.
 
El promotor de la ley, “desinvitado” al Desayuno Nacional de Oración
 
Por otra parte, ayer trascendió que David Bahati -el parlamentario ugandés que ha promovido el proyecto de ley- no estará finalmente presente en el Desayuno Nacional de Oración, un acto que organiza conjuntamente el Congreso de Estados Unidos y The Fellowship Foundation, una organización religiosa de corte conservador, convertido en uno de los actos políticos anuales más relevantes en la agenda del Presidente estadounidense (y que este año contará con la presencia del Presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero).
 
La invitación a Bahati, al parecer miembro de The Fellowship, habría sido retirada. “El Desayuno Nacional de Oración es una organización que construye puentes de entendimiento entre todos los pueblos, religiones y creencias, que nunca ha defendido las ideas expresada en la legislación propuesta por el señor Bahati”, habría manifestado un portavoz de la organización.