Estamos de enhorabuena. Pocas horas después de que en Buenos Aires Damián Bernath y Jorge Salazar se convirtieran en la primera pareja gay casada en la capital argentina, gracias a un fallo judicial favorable, hoy 4 de marzo entra en vigor la ley que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo en México D.F., aprobada hace pocas semanas por la Asamblea Legislativa de la capital mexicana.

La ley fue aprobada gracias a los votos del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), que dispone de una holgada mayoría en la Asamblea, y ha encontrado fuerte resistencia tanto en la iglesia católica como en el derechista Partido de Acción Nacional (PAN), que gobierna a nivel federal. De hecho, la Procuradoría General de la República, vinculada al Gobierno federal, ha planteado un recurso contra la ley ante la Corte Suprema de México, que sin embargo no paraliza la entrada en vigor de la ley.

Se espera que en diez días comiencen a celebrarse las primeras bodas. Los próximos 14 y 21 de marzo, de hecho, está prevista la celebración de sendas bodas múltiples.  
 
La iglesia de la Santa Muerte celebra su primera boda religiosa
 
Hoy ha trascendido, por cierto, que la iglesia de la Santa Muerte ya habría celebrado su primera boda religiosa entre dos personas del mismo sexo. La iglesia de la Santa Muerte es un culto sincrético que, aunque ilegal, goza de un importante seguimiento en México, especialmente entre personas de extracción social baja (contaría en la actualidad con unos dos millones de seguidores). Toma aspectos del catolicismo y los fusiona con elementos del culto preshispánico a los muertos. Aunque la noticia pueda ser considerada una anécdota, no deja de ser interesante desde un punto de vista cultural y antropológico.