El teniente Dan Choi y el ex-capitán Jim Pietrangelo fueron detenidos ayer por esposarse a la valla que rodea la Casa Blanca como protesta contra la política de “Don’t ask, don’t tell”, que impide a gays y lesbianas servir en el Ejército a no ser que mantengan en secreto su orientación sexual.

Choi y Pietrangelo, abiertamente gays, son dos de los miles de afectados directamente por la legislación discriminatoria. Pietrangelo fue expulsado del Ejército en 2004, mientras que el proceso de expulsión de Choi se encuentra momentáneamente detenido. Hace poco más de un mes, de hecho, tal y como informamos en dosmanzanas, Choi fue llamado de nuevo a filas.

La protesta surgió de un modo espontáneo como culminación a un acto organizado por la organización de defensa de los derechos LGTB Human Rights Campaign. En un momento determinado, Choi, uno de los fundadores de “Knights Out” -un grupo formado por graduados gays de la Academia Militar de West Point-, decidió ponerse al frente de la protesta y plantarse ante la misma Casa Blanca para exigir menos palabrería y un compromiso real por parte del Presidente.