Pese a la prohibición del alcalde, el homófobo Yuri Luzkhov, confirmada después por un tribunal, los activistas rusos consiguieron burlar a la Policía y congregarse este sábado en una céntrica calle de Moscú para celebrar el Orgullo LGTB. Unas treinta personas desplegaron una gran bandera arco iris y marcharon durante aproximadamente diez minutos antes de que las fuerzas de seguridad hicieran acto de presencia.

Los activistas, acostumbrados ya a planificar el Orgullo como si de una operación de inteligencia se tratase, repitieron la estrategia del año pasado, confundiendo a la Policía sobre el lugar donde tendría lugar el acto. Las fuerzas policiales se habían congregado, de hecho, en las cercanías de la delegación de la Unión Europea en Moscú, lugar en el que los organizadores habían hecho creer que finalmente se concentrarían. Cuando la Policía llegó al lugar en el que la protesta tenía lugar, los asistentes ya habían comenzado a dispersarse. No consta que haya habido detenidos ni agredidos.

Entre los presentes se encontraba el activista británico Peter Tatchell, que ha escrito una crónica de lo sucedido.

A continuación puedes ver un vídeo de la concentración:

Las celebraciones del Orgullo LGTB en Moscú llevan siendo prohibidas varios años. En 2009, los activistas lo convocaron el mismo día que se celebró en la ciudad la final del Festival de Eurovisión, con el fin de atraer la atención internacional. Incluso así marcha fue vetada y decenas de participantes que se atrevieron a desfilar por las calles de Moscú fueron detenidos. Los colectivos LGTB rusos han llevado el asunto ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, pero está todavía pendiente de examinar la cuestión.