Ni más ni menos que “all faggots must die” (todos los maricones deben morir) fue el “comentario” colgado ayer en una entrada del conocido blog LGTB Joe.My.God. sobre el bloqueo por parte del Senado estadounidense del “Don’t Ask, Don’t Tell”. Gracias a la dirección IP asociada al comentario y con la colaboración de sus lectores, el responsable del blog, Joe Jervis, ha sido capaz de determinar su origen: las oficinas de dos senadores republicanos en Atlanta: Johnny Isakson y Saxby Chambliss.
El primero se ha apresurado a negar que el mensaje proceda de algún miembro de su personal, mientras que el segundo se ha comprometido a investigar el asunto y tomar medidas.

“Uno de los campos con más presencia de homosexuales es la informática”, según Jervis, que, en efecto, tras una rápida colaboración con sus lectores más avezados en estos temas, pudo circunscribir el origen de tan virulento comentario a la zona en que se encuentran las oficinas de los senadores mencionados. Acto seguido, el analista político Jim Galloway consiguió ponerse en contacto con Chabliss para intentar confirmar su origen desde sus oficinas, y posteriormente el portavoz de dicho senador declaró que han “observado las alegaciones y están actuando con rapidez para entender los hechos. Esta oficina no ha tolerado ni tolerará ninguna actuación de este tipo. [...] Una vez hayamos confirmado su veracidad, tomaremos las medidas apropiadas.”

Actualización:

La oficina de Chabliss ya ha confirmado que el mensaje proviene de algún miembro aún desconocido de su personal, y ha puesto el caso en manos del cuerpo de seguridad del Senado.