La Iglesia Evangélica Luterana de Baviera permitirá a sus pastores gays y lesbianas convivir con sus parejas en las casas parroquiales. Bajo ciertas condiciones, eso sí: tendrán que estar unidos civilmente y su unión debe haber sido bendecida por la propia iglesia.

Esta confesión ya aceptaba a pastores abiertamente gays y lesbianas, tal y como ha querido resaltar el obispo Johannes Friedrich, cabeza de los luteranos bávaros (en la foto), pero hasta ahora no existía una reglamentación explícita sobre el derecho al uso de las casas parroquiales por parte de sus parejas. La nueva regla se encuadra en el contexto de una modernización de los principios que regulan el funcionamiento interno de la iglesia decidida en julio por el Consejo, órgano ejecutivo que agrupa a los obispos y jefes provinciales.

La decisión, como era de esperar, ha sido mal recibida por parte del sector más conservador de la iglesia, que ha anunciado su intención de solicitar una revisión del tema durante una reunión del sínodo (el órgano que agrupa a los representantes de las parroquias) que tendrá lugar la próxima semana.

Aunque Baviera, el mayor (y segundo más poblado) de los estados alemanes es de tradición mayoritariamente católica, un quinto de la población está acogido a esta confesión luterana, que cuenta con más de dos millones y medio de fieles y es una de las 22 iglesias que forman parte  de la Iglesia Evangélica Alemana.

Puedes descargar el comunicado oficial firmado por el obispo Johannes Friedrich en el que se anuncia la nueva política (formato PDF, en alemán) pinchando aquí.