Continuamos desgranando algunas de las consecuencias para los derechos LGTB que tuvieron las elecciones del pasado martes en Estados Unidos. Centramos nuestra atención, en esta ocasión, en la elección (o reelección, según el caso) de varios Gobernadores demócratas que se han comprometido con claridad con el avance de nuestros derechos…

Illinois

De gran importancia ha sido la reelección, por estrecho margen, del Gobernador de Illinois, Pat Quinn. Illinois es un estado de gran importancia (su ciudad más poblada es Chicago) que lleva más de año y medio discutiendo una ley de uniones civiles que reconocería a las parejas del mismo sexo muchos de los derechos similares de los que gozan los matrimonios. Quinn ya ha adelantado que si los legisladores del estado la aprueban, él no tendrá inconveniente en firmarla. Quinn ha vencido además al republicano Bill Brady, un político especialmente hostil a los derechos LGTB. Durante su etapa como senador estatal intentó promover una iniciativa para elevar a rango constitucional la prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo, que no salió adelante.

Todos los ojos están ahora puestos en las cámaras legislativas de Illinois y en las sesiones “de rescate” que Senado y Cámara de Representantes del estado celebrarán antes de final de año, y que se espera aprueben el proyecto. En ambas existe una cómoda mayoría de los demócratas (que, por cierto, han conseguido mantener, aunque algo mermada).

Hawaii

Muy importante resulta, también, la elección de Neil Abercrombie como nuevo Gobernador de Hawaii. Abercrombie ha obtenido una clara victoria sobe su oponente republicano, James “Duke” Aiona (ambos competían por sustituir a la republicana Linda Lingle). Se trata de un resultado muy significativo desde el punto de vista LGTB, ya que el reconocimiento de las parejas del mismo sexo en Hawaii se había convertido en uno de los temas fundamentales de la campaña.

Aiona, de convicciones católicas, proponía votar en referéndum una propuesta de enmienda constitucional que prohibiera de forma taxativa el matrimonio entre personas del mismo sexo. Aiona también se oponía a la aprobación de una ley de uniones civiles, aunque se mostraba abierto a algunas reformas que mejoraran la vigente legislación de parejas de hecho, muy limitada. La Constitución de Hawaii ya tiene una disposición, aprobada en referéndum en 1998, que establece que en ese estado, a día de hoy, el matrimonio sólo es posible entre un hombre y una mujer, si bien es cierto que la disposición deja la puerta abierta a que las cámaras legislativas del estado puedan cambiar la ley (“The legislature shall have the power to reserve marriage to opposite-sex couples“, reza la disposición).

En un horizonte temporal más cercano, la elección de Abercrombie abre la posibilidad de ver aprobada, por fin, una ley de uniones civiles que equipare éstas al matrimonio. Una legislación que ya recibió el apoyo de las cámaras legislativas del estado, pero que la Gobernadora Lingle decidió vetar al considerar que se trataba del “matrimonio entre personas del mismo sexo pero llamado por otro nombre“.

Maryland

Gran sastisfacción ha causado en medios LGTB la reelección de Martin O’Malley como Gobernador de Maryland. Maryland es un estado de fuerte tradición demócrata que, aunque no celebra matrimonios entre personas del mismo sexo, sí reconoce los celebrados fuera (al igual que hace Nueva York). O’Malley, además, se ha mostrado dipuesto a sancionar una ley de matrimonio si las cámaras legislativas la aprueban.

Los focos de los activistas LGTB se dirigen, ahora, a Cámara de Representantes y Senado de Maryland, cámaras en las que los demócratas gozan de una amplia mayoría que, además, han conseguido mantener…

¿Qué pasará en Iowa?

Por último, hacemos referencia al otro de los estados en los que ya es posible el matrimonio entre personas del mismo sexo pero que podría verlo peligrar debido a los resultados (el primero, al que hacíamos referencia este sábado, es New Hampshire).

Lo cierto es que la situación en Iowa es complicada de revertir para los homófobos. En este estado, el matrimonio entre personas del mismo sexo es legal debido a una decisión unánime de su Corte Suprema. Los homófobos necesitan, por ello, enmendar la Constitución para darle rango constitucional a la prohibición y neutralizar la decisión judicial. Sin embargo, el procedimiento de reforma de la Constitución de Iowa es mucho más garantista que, por ejemplo, el de California, ya que antes de llevar la decisión a referéndum es necesaria la aprobación tanto por el Senado como por la Cámara de Representantes del estado y por dos legislaturas consecutivas.

Y aunque los republicanos de Iowa, que tristemente han hecho de la lucha contra el matrimonio entre personas del mismo sexo una de sus prioridades, han obtenido la victoria en las elecciones a Gobernador y en la Cámara de Representantes, los demócratas han conseguido retener, por muy poco, la mayoría del Senado. El senador demócrata Michael Gronstal seguirá, por tanto, ejerciendo como líder de la mayoría en el Senado, lo que le otorga poder para bloquear una eventual propuesta de llevar el tema al pleno. Y Gronstal ya ha anunciado que, en tanto de él dependa, el matrimonio entre personas del mismo sexo no será discutido en el Senado.