Conforme se acerca la fecha de las elecciones generales, arrecian las voces que desde los sectores más conservadores exigen la futura derogación de la ley que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo en España. Hoy se ha unido a dichas voces el cabeza de lista de Convergència i Unió (CiU), Josep Antoni Duran i Lleida, que en declaraciones a RAC 1 que reproduce Público ha defendido su sustitución por una ley de uniones civiles.

“No soy partidario del matrimonio homosexual, soy partidario de la unión civil. No soy tan raro, el 90% de los países europeos piensan lo mismo que yo. Igual que yo piensan los socialistas franceses, alemanes, austríacos y de otros muchos países”, ha afirmado Duran, que ha confirmado que si el Partido Popular decide someter el asunto a votación parlamentaria (algo que él duda) los diputados de CiU dispondrían de libertad de voto sobre el asunto. Duran ha manifestado, eso sí,  que él propone una ley alternativa de uniones civiles para no dejar “a los homosexuales sin los derechos a poder vivir en pareja”.

Duran miente

Duran i Lleida ha utilizado como argumento para justificar sus tesis que como él piensan “el 90% de los países europeos”. “Igual que yo piensan los socialistas franceses, alemanes, austríacos y de otros muchos países”, ha expresado.

El matrimonio entre personas del mismo sexo es ya legal en Holanda, Bélgica, España, Noruega, Suecia, Islandia y Portugal. Además, en estos momentos se está tramitando en el Parlamento de Luxemburgo y ya han anunciado su puesta en marcha a corto o a medio plazo los Gobiernos de Dinamarca (presidido por una primera ministra socialista) y Reino Unido (presidido por un primer ministro conservador). También en Finlandia un grupo de diputados de diferentes partidos ha iniciado conversaciones con vistas a promover su aprobación durante la presente legislatura, mientras que el Gobierno nacionalista de Escocia (con independencia de lo que se decida en Londres) ha iniciado un proceso de consultas sobre la materia.

Por lo que se refiere a Francia, el Partido Socialista francés ya ha prometido que la apertura del derecho al matrimonio a las parejas del mismo sexo figura entre sus prioridades en caso de ganar las elecciones presidenciales y legislativas de 2012.

En definitiva, el matrimonio entre personas del mismo sexo es ya una realidad o tiene muchas posibilidades de serlo próximamente en 12 estados europeos, con el apoyo de partidos tanto de izquierda como de derecha. Las afirmaciones de Duran son, por tanto, absolutamente falsas.