La directora de la Casa Hogar San Francisco de Asís, un albergue para niños y adolescentes en situación de abandono que funciona en el distrito de San Miguel, en Lima, habría señalado el hecho de ser homosexual como justificación de las reiteradas violaciones que sufrió un adolescente en esa casa.

Corina Escobedo ha denunciado que un menor de 16 años, al que afirma querer como si fuera su propio hijo, fue violado por otros jóvenes en un albergue del INABIF (Programa Integral Nacional para el Bienestar Familiar), la Casa Hogar San Francisco de Asís, ubicada en el distrito de San Miguel. El INABIF es un programa que tiene a su cargo la atención y el apoyo a personas en situación de riesgo y abandono. “El niño me dijo el viernes que había sido violado consecutivamente y le habían presionado para que no me diga. Ha sido maltratado y tiene las piernas golpeadas”, refirió Escobedo en declaraciones a la emisora radial RPP Noticias. El chico, cuya identidad se mantiene en reserva, ha pasado exámenes médicos para constatar su estado de salud y ha sido trasladado a otro albergue, si bien teme volver a ser agredido, según Escobedo.

Resulta especialmente lamentable que ante la denuncia de los hechos, la directora de la institución diera a entender a Escobedo que el chico fue abusado por su “opción sexual”. “Dicen que el chico está catalogado como homosexual, entonces, todos los que están a su alrededor tienen que violarlo”, se ha lamentado.

La Defensoría del Pueblo brindará asesoría legal a Corina Escobedo para que pueda asumir la custodia del menor y estará atenta a las investigaciones que realiza la Fiscalía a fin de esclarecer los hechos. Por su parte, la ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, Ana Jara, informó que ya se investiga el caso y que se aplicarán sanciones contra quienes resulten responsables. La directora del centro y uno de los tutores han sido suspendidos mientras la ivestigación llega a término.

El Movimiento Homosexual de Lima (MHOL) ha exigido un pronunciamiento claro e inmediato del INABIF y el Ministerio de la Mujer, que se proteja la integridad del menor agredido y que se investigue y sancione ejemplarmente lo sucedido. “Pretender justificar una violación con el argumento de la orientación sexual o la identidad de género de una persona es perverso, porque equivale a responsabilizarla de actos criminales de terceros”, ha subrayado además su presidente, Giovanny Romero. “Este episodio de violencia brutal es parte de una larga cadena de agresiones y atropellos cotidianos que impactan contra las vidas y cuerpos de las personas y comunidades de lesbianas, trans, gays y bisexuales”, ha expresado.