El nuevo año no parece haber traído vientos de cambio en el Vaticano por lo que al respeto de los derechos LGTB se refiere. Joseph Ratzinger ha aprovechado la audiencia anual al cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede para volver a atacar el matrimonio entre personas del mismo sexo, que considera una amenaza para el porvenir de la humanidad.

La indisimulada referencia al tema que tanto parece obsesionar al actual Papa católico tuvo lugar cuando este se refería a la importancia de la educación a la hora de trasmitir a los jóvenes el ideario católico. “Además de un objetivo claro, que es el que los jóvenes conozcan plenamente la realidad y por tanto la verdad, la educación necesita de lugares. El primero es la familia, fundada sobre el matrimonio entre un hombre y una mujer. No se trata de una simple convención social, sino más bien de la célula fundamental de toda la sociedad. Consecuentemente, las políticas que suponen un ataque a la familia amenazan la dignidad humana y el porvenir mismo de la humanidad”, expresó Ratzinger.

Los ataques a la diversidad sexual y familiar parecen haberse convertido ya en una tradición del discurso papal a los embajadores de los casi 180 países representados ante la Santa Sede. Hace un año sus ataques se centraron en los programas de educación cívica y sexual “en algunos países europeos”, que según Ratzinger persiguen la promoción de derechos “pretendidamente nuevos, promovidos activamente por ciertos sectores de la sociedad e incluidos en las legislaciones nacionales o en directivas internacionales, pero que no son, en realidad, más que la expresión de deseos egoístas que no encuentran fundamento en la auténtica naturaleza humana”.

Diputada pide al Papa respeto en su próxima visita a México

Las palabras de Ratzinger han sido respondidas, entre otras personas, por la diputada mexicana Leticia Quezada (Partido de la Revolución Democrática, PRD), que ha pedido al Gobierno mexicano que evite que “este tipo de comentarios homofóbicos y dolosos” se repitan durante la próxima visita del Papa a este país, prevista para marzo.

Quezada, que ha recordado que el matrimonio entre personas del mismo sexo es ya legal en Ciudad de México y en el estado de Quintana Roo (con plena validez en todo el territorio mexicano, según dejó claro la Corte Suprema de México en agosto de 2010), ha manifestado que “ya va siendo tiempo de que más allá de consideraciones de fe y posiciones irrestrictas apegadas a una doctrina, los jerarcas en el mundo, comenzando por el Papa, se den cuenta de que al hacer este tipo de comentarios, alientan el odio y la discriminación”.

Movimiento Homosexual de Lima repudia las palabras del Papa

Por su parte, en declaraciones a la emisora RPP, Verónica Ferrari, directora ejecutiva del Movimiento Homosexual de Lima (MHOL), la mas antigua y reconocida organizacion LGTB peruana, ha expresado su repudio a las palabras de Ratzinger, que en su opinión “incitan a la violencia y al odio homofóbico”. “Lo único que pone en jaque el matrimonio igualitario es a la propia iglesia, que capitaliza la culpa y la represión de las personas”, expresó.

Verónica Ferrari ha dicho también que estarán vigilantes para que en Perú no se repita el discurso homófobo del Vaticano. “Iniciaremos cualquier acción legal ante hechos que inciten a la violencia contra personas lesbianas, gays, transexuales y bisexuales”, ha advertido.