El Presidente del Ecuador, Rafael Correa, ha designado a Karina Vance, abiertamente lesbiana y activista por los derechos LGTB, como nueva ministra de Salud Pública.

Karina Vance, de 34 años, ha vivido 12 años en Estados Unidos, donde hizo un maestría en Salud Pública. Hasta ahora directora de la planificación del Ministerio de Salud, ha sido promovida a la dirección del Ministerio tras tras la dimisión de David Chiriboga, quien se vio obligado a dejar el cargo tras la visita sorpresa que el Presidente hizo al Hospital Baca Ortiz, donde encontró varios problemas de “negligencia e ineficiencia”, como el caso de una niña que cayó del cuarto piso a causa de un ascensor dañado. Vance ha adelantado que entre sus primeros objetivos se encuentra establecer un nuevo modelo de gestión hospitalaria, fortalecer las políticas públicas de salud, disminuir los tiempos de espera o brindar infraestructura adecuada, entre otros.

La designación de Vance ha sido saludada por el colectivo Igualdad de Derechos Ya, que aboga por al equidad, la justicia y la participación de forma visible de las personas y colectivos GLBTI del Ecuador. El colectivo espera que Vance “pueda atender y resolver en lo posible, desde su despacho, temas relegados por esta Cartera de Estado como el ilegal funcionamiento de las llamadas ‘clínicas de deshomosexualización’ que funcionan en el país [un asunto que hemos tratado en anteriores entradas] asimismo solventar las falencias que existen en la distribución de antirretrovirales para personas con VIH, y la consolidación de políticas de atención médica adecuadas en el sistema de salud pública para personas de la diversidad sexual, que por nuestra condición, solemos ser discriminadas”P