Nuevo ejemplo de un político conservador obligado a reconocer públicamente su propia homosexualidad a consecuencia de un escándalo. Paul Babeu, sheriff del condado de Pinal (Arizona), aspirante a representante en el Congreso de Estados Unidos y colaborador de la campaña del candidato presidencial Mitt Romney, ha dimitido de este último cargo tras saberse que amenazó a su expareja, un hombre mexicano de 34 años, con deportarlo si hacía pública su relación.

Babeu, quien es precisamente conocido por sus duras posiciones sobre la inmigración irregular, ha negado todas las informaciones surgidas pero, eso sí, ha reconocido ser homosexual. Según la versión de José, su examante, ambos se conocieron por medio de una web de contactos en 2006, aunque la relación se complicó por la infidelidad del sheriff. José, que manejaba las cuentas de Facebook y Twitter del político republicano, envió anónimamente comentarios a noticias que hablaban de Babeu, insinuando que el sheriff no era la clase de persona que la gente piensa.

Posteriormente comenzaron las amenazas de Babeu a José, que están recogidas en los mensajes de texto que éste tiene guardados y que mostró a un periódico de Phoenix, así como fotos de ambos en actitud cariñosa. El abogado de Babeu pretendía incluso que el mexicano firmara un documento legal comprometiéndose a mantener el silencio sobre la relación. La abogada de José afirmó que su cliente “temía por su vida“.

Por parte del sheriff, su abogado se ha limitado a declarar que ni él ni Babeu han amenazado nunca a nadie con la deportación. El político republicano ha calificado los hechos como una intromisión en su vida privada y “un ataque a un sheriff que mantiene sus principios conservadores y que hace cumplir la ley“. Lo cierto es que Paul Babeu encabeza en estos momentos el ránking de la web gayhomophobe.com, de la que nos hicimos eco hace unos meses. No sabemos aún quién será el próximo en engrosar la lista…