Niños y adolescentes transexuales sufren más síntomas psiquiátricos, tales como depresión e intentos de suicidio, que niños y adolescentes de su misma edad no transexuales. Las cifras son mayores en aquellos casos en los que no se da un manejo especializado de la situación, bien por carecer de medios económicos o porque los padres no los apoyan en su proceso transexualizador. Así lo pone de manifiesto un estudio del Children’s Hospital de Boston, uno de los pocos centros del mundo que cuenta con una unidad especializada en atender a niños y adolescentes transexuales.

El estudio (publicado en Pediatrics, y que en este caso es posible descargar) ha revisado las historias previas de 97 pacientes que acudieron a ese centro entre enero de 1998 y febrero de 2010, encontrando que el 44’3% presentaron algún problema de salud mental y el 37’1% tomaban algún tipo de medicación psiquiátrica. El 21’6% se habían automutilado, mientras que el 9’3% habían intentado suicidarse en al menos una ocasión. El psiquiatra Scott Leibowitz, uno de los investigadores, ha resaltado que el desarrollo de síntomas psiquiátricos no se relaciona solo con la existencia de estigma y discriminación, sino que en muchos casos es inherente al hecho de que niños y adolescentes transexuales viven con gran angustia los cambios que se operan en su cuerpo, que sienten que no se corresponde con su verdadera identidad, lo que les genera alteraciones emocionales y de relación.

Los datos van en la misma dirección que los conocidos con anterioridad (una encuesta realizada en 2010 ya mostró que hasta un 41% de las personas transexuales de Estados Unidos habían intentado suicidarse en alguna ocasión) pero inciden además en la importancia de abordar la problemática que supone la realidad transexual ya desde la infancia.

Precisamente esta misma semana nos hacíamos eco de la historia de una niña transexual de cinco años de edad en Reino Unido. Otros casos de los que hemos hablado recientemente son los de una pareja de gemelos de 14 años de Maine (Estados Unidos), uno de los cuales es una chica transexual, o el de otra niña transexual estadounidense de 11 años cuya historia ha sido recogida en un documental. En España, hace varias semanas, también la televisión se acercaba a la realidad de los menores transexuales. El programa de Cuatro Conexión Samanta dedicaba un reportaje a este tema.

Según el informe Transexualidad en España: Análisis de la Realidad Social y Factores Psicosociales Asociados, encargado por la FELGTB y realizado por la Universidad de Málaga (que puedes descargar pinchando aquí), la media de edad a la que se es consciente de la propia transexualidad se sitúa en 10’8 años. Sin embargo, no se comunica a terceras personas hasta en torno a los 18.