Un centenar de personas, la mayoría jóvenes lesbianas y gays, se congregaron la tarde del domingo en la Plaza de Armas de Lima para conmemorar el primer aniversario de la agresión policial contra un grupo de activistas LGTB ocurrida durante la acción pública Besos contra la Homofobia.

Los incidentes de hace ahora un año, que algunos llaman ya el “Stonewall peruano”, fueron recordados en una jornada denominada Día de la Dignidad LGBT, que se inició con una exhibición de fotos en la Alameda Chabuca Granda y tuvo como evento central un flashmob y una besada o “besatón” en la Plaza de Armas. El mismo lugar en el que el 12 de febrero de 2011 se produjo la carga policial contra un grupo de activistas que llevaban a cabo una besada contra la homofobia.

Cerca de las 4 de la tarde del domingo, en medio del calor y la tensión, una conversacion entre los policías y representantes del grupo de padres y madres de lesbianas, gays y trans dejó claro que en esta ocasión no se impediría el desarrollo de la acción siempre que tuviera lugar en la misma Plaza de Armas y no en las escalinatas de la catedral, en las que un grupo de feligreses rezaba y cantaba de espaldas a la plaza.

La Batukada Lésbica tocaba mientras la gente se congregaba y hacía un círculo. Predominaba la espontaneidad: de pronto, el artista Javier Vargas leyó un manifiesto queer anarquista, quemó las banderas del Vaticano y del Orgullo LGTB y se bajó los pantalones en señal de protesta. Un conjunto de acciones que muchos de los asistentes al evento no acabaron de entender.

Luego vinieron los besos, entre el murmullo y el alboroto de los periodistas que cubrían los hechos. Empezó entonces a sonar la música y una veintena de chicas y chicos se lanzaron a bailar al compas de icónicos temas de  Gloria Trevi, Madonna o Lady Gaga. Tras el baile, los congregados se disolvieron poco a poco y grupos de jóvenes gays y lesbianas de espacieron por las calles del centro de Lima, seguros de que cada vez la ciudad es más suya porque ya no sienten miedo ni vergüenza de ser como son.