El diario El País ha publicado este domingo nueva entrevista a Alberto Ruiz-Gallardón, en esta ocasión como ministro de Justicia. Entre los múltiples aspectos sobre los que se le pregunta no ha faltado el recurso de inconstitucionalidad que su partido, el PP, mantiene desde hace seis años y medio contra el derecho de las parejas del mismo sexo a contraer matrimonio y adoptar conjuntamente. No hay sorpresas: Gallardón, que a título personal se posicionaba hace pocas semanas a favor de su constitucionalidad, insiste en la necesidad de que el alto tribunal se pronuncie. El ministro de Justicia ha preferido no valorar la hipótesis de que el Constitucional anule los matrimonios ya celebrados, una circunstancia que él sería precisamente el encargado de gestionar.

“Usted afirmó que, en su opinión, la ley de matrimonios homosexuales es constitucional. ¿Se equivocó el PP al recurrirla?”, le pregunta El País.

“Nunca solicitar al Constitucional que se pronuncie se puede considerar una equivocación”, responde Gallardón.

“Si avala la ley, ¿se compromete a dejarla como está?”, pregunta de nuevo el periodista.

“Sí”, contesta Gallardón.

“Si no la avala, ¿quedarían anuladas las bodas de quienes se han casado en estos siete años?”, le preguntan finalmente.

“Yo no entraría en hipótesis antes de conocer la resolución”, responde Gallardón.

En la entrevista, se le pregunta también a Gallardón acerca de unas recientes y polémicas declaraciones en las que afirmaba que el aborto es consecuencia de una “violencia de género estructural”. Gallardón se ratifica en sus opiniones y afirma además tener ya “rotundamente claro” cuales son los cambios que le gustaría introducir en la próxima ley del aborto, aunque se niega a detallarlos.