El Consejo de los Estados de Suiza (la cámara alta del Parlamento, en la que están representados los 26 cantones suizos) aprobó el pasado jueves, por 21 votos contra 19, que las parejas del mismo sexo unidas civilmente puedan adoptar conjuntamente. Un importante avance que debe recibir todavía el visto bueno de Consejo Nacional (cámara baja del Parlamento), que el año pasado, antes de las últimas elecciones, rechazó el proyecto por estrecho margen.

La propuesta aprobada por el Consejo de los Estados va más allá de la que hace pocas semanas hacía el Consejo Federal (el órgano colegiado que ejerce el poder ejecutivo a nivel federal), partidario de permitir que en el seno de las parejas del mismo sexo unidas civilmente uno de los miembros pueda adoptar a los hijos que ya tenga el otro miembro de la pareja. Conviene recordar, en este punto, que Suiza dispone de una ley de uniones civiles, ratificada en referéndum en junio de 2005, que a día de hoy no contempla la adopción. La propuesta del Consejo Federal buscaba dar solución a la situación de inseguridad jurídica que viven entre 6.000 y 20.000 menores que viven en Suiza en el seno de familias homoparentales. El Consejo de los Estados, más ambicioso, propone ampliar el derecho a adoptar conjuntamente a todas las parejas unidas civilmente.

Habrá que ver que decisión adopta ahora el Consejo Nacional, que el pasado octubre rechazó, por una diferencia relativamente estrecha, la aprobación de una iniciativa legislativa popular que perseguía exactamente lo mismo que ahora ha aprobado el Consejo de los Estados. Entonces se produjo una alianza entre su grupo más numeroso, la Unión Democrática de Centro (UDC, en su versión francófona, Partido Popular suizo o SVP en su versión germanófona), una formación de derecha populista, xenófoba y homófoba que se opone a cualquier avance en materia LGTB, con otros grupos de corte conservador. El pasado 23 de octubre, sin embargo, tuvieron lugar nuevas elecciones que redujeron significativamente el porcentaje de voto de la UDC, pese a continuar siendo la fuerza más votada.

Estaremos atentos a lo que suceda. Salga adelante la propuesta más avanzada o la más restrictiva, supondrá en cualquier caso un avance que situará a Suiza por delante de estados vecinos como Francia o Alemania (aunque en el caso de Francia sí se han dado ya varios casos de adopción homoparental por decisión judicial).