El obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Pla, continúa su cruzada homófoba dando pábulo a las “terapias” repararadoras de la homosexualidad sin que autoridades o fiscalía muestren el menor signo de alarma. La web del obispado ha comenzado a publicar testimonios de supuestos homosexuales “rehabilitados” que agradecen a Reig su campaña, iniciada el pasado Viernes Santo en una homilía retransmitida por Televisión Española. Campaña de la que medios de comunicación generalistas se hacen eco, en muchos casos sin advertir del peligro de este tipo de intervenciones, sobre las que organizaciones científicas internacionales han alertado.

Testimonios de personas que supuestamente han superado la que el obispado de Alcalá ha decidido calificar como “AMS” (Atracción por el Mismo Sexo) adornan su web. “No puedo decir que ‘estoy curado’ ni mucho menos, pero sí que estoy mucho mejor. Y lo que sí puedo asegurar es que yo vivía en un infierno (de mi propia soledad y desprecio) y ahora vivo con una sonrisa”, dice un testimonio. “Se está condenando a muchos jóvenes y adolescentes a llevar y aceptar un estilo de vida gay, en el que no solo no encontrarán el verdadero amor, sino que además encontrarán a menudo soledad, desesperación, frustración… Por no hablar de la fuerte actividad sexual que este estilo de vida implica, y que, aparte de suponer la transformación de personas en objetos de diversión, supone también un gran riesgo para la salud, con enfermedades como el sida”, expresa otro. Son solo dos ejemplos de lo perverso del mensaje, que asocia la homosexualidad (y no su represión) a la infelicidad o a la transmisión del VIH.

No es la primera vez que Reig defiende este tipo de intervenciones. La diócesis al frente de la cual se encuentra mantiene desde hace tiempo en su web una página llamada Homosexualidad y Esperanza, en la que se proporcionan enlaces a una serie de “recursos” en esa misma línea. Una página que también se dirige a padres de menores de edad que manifiesten “dicha tendencia” o “tales comportamientos”.

Pese a la virulencia de la campaña, ni autoridades sanitarias ni fiscalía parecen mostrar la menor intención de intervenir. Conviene recordar a este respecto que COGAM y FELGTB presentaron hace unos días una denuncia ante el Fiscal Jefe de la Audiencia Provincial de Madrid.

Las peligrosas “terapias” reparadoras

Una vez más nos vemos obligados a alertar sobre los potenciales efectos de este tipo de inervenciones psicológicas, sobre las que ya se han pronunciado organizaciones como la Asociación Americana de Psicología (APA) o la Asociación Médica Británica. La APA, por ejemplo, tras una completa revisión de la evidencia científica disponible, concluyó que no es posible sostener que se pueda cambiar su orientación sexual a través de terapia.“Como mucho, algunos estudios sugerían que algunas personas aprenden a inhibir sus sentimientos homosexuales”, explicaba en su momento Judith Glasshold, presidenta del comité de expertos que hizo la revisión. Esos estudios, además, no evaluaban ni la duración de tales efectos ni sus riesgos sobre la salud mental. La APA encontró además que muchos estudios son sesgados, metodológicamente inadecuados y no evaluan el impacto potencial de estas intervenciones. La APA alertó de que entre los daños que pueden causar se encuentran la depresión y la ideación suicida.

La APA ha abordado también la problemática que suponen las personas homosexuales que movidas por su fe religiosa acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, y aconseja ser honestos con ellos sobre la ineficacia de estas intervenciones. La APA considera que el objetivo en estos casos debe ser favorecer la aceptación de la propia realidad sin imposiciones. Glassgold planteó en su momento posibles estrategias: insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad; sugerir el acercamiento a confesiones religiosas inclusivas que sí aceptan el hecho homosexual o, en algunos casos, valorar la adopción del celibato como estilo de vida, sin pretender cambiar la orientación.

Se puede consultar el informe completo de la APA (en inglés y en formato PDF) pinchando aquí, y conocer su posición oficial respecto a cómo abordar la problemática que supone la incomodidad con la propia orientación sexual aquí.