Triste noticia de homofobia en la India rural. El alcalde de la localidad de Balahar Vinju, en el estado de Punjab en el norte del país, ha decretado la expulsión de Swaran Kaur y Harsharan Kaur, una pareja de mujeres que han tenido que huir de su hogar. Los padres de Swaran han decidido, además, desheredarla.

La pareja solicitó hace un mes el amparo del Tribunal Superior de Punjab y Haryana, que ordenó a la policía que las protegiera, después de que estas llegaran a temer por su vida por el acoso recibido. El sarpanch (alcalde) del pueblo, sin embargo, opinó que las jóvenes habían “deshonrado” a sus paisanos y familiares. “Nos negamos a aceptar esta relación“, añadió Gurmeet Singh.

Tampoco ha contado la pareja con el apoyo de sus familias. El padre de Swaran, quien ha sido desheredada, afirmó que su hija está “fuera de control” y que no es bienvenida en el hogar familiar. Ante la situación hostil, Swaran (que es policía) y Harsharan decidieron abandonar por su cuenta el pueblo e instalarse en un cuartel residencial de la policía.

India: pendientes de la despenalización definitiva

Hace ya casi tres años que el Alto Tribunal de Delhi declarara inconstitucional la prohibición de las relaciones homosexuales, vigente desde la época colonial británica. Desde entonces las relaciones homosexuales se consideran legales, pero se vive una situación de provisionalidad que la Corte Suprema, ante la que la decisión fue apelada, se resiste a resolver definitivamente. Ya en abril de 2011 decidió postponer el proceso, y a principios de noviembre volvía a retrasarlo hasta febrero de 2012. Se espera que la decisión final no se demore mucho.

Más allá de la despenalización, que parece dificílmente reversible pese a la oposición de sectores tradicionales y religiosos, la situación de las personas LGTB en la India no es fácil. En dosmanzanas hemos recogido algunos ejemplos, como las amenazas de muerte a una pareja de lesbianas por parte de sus propias familias (que las hicieron merecedoras de protección policial) o la complicada situación de los llamados eunucos o hijras (en su mayoría, mujeres transgénero que viven en la miseria) sometidas habitualmente a acoso y discriminación. En enero de este año recogíamos el ataque que sufría una exposición artística de contenido homoerótico, mientras que en abril, la Alliance Française de Delhi decidió cancelar una exposición similar debido a las quejas.