Nicolás Maduro, candidato chavista a las elecciones presidenciales que tendrán lugar en Venezuela el próximo 14 de abril, ha respondido a las acusaciones de homofobia contra Henrique Capriles, el candidato de la oposición. “Si yo fuera homosexual lo asumiría con orgullo a los cuatro vientos, y amaría a quien me tocara amar con el corazón, sin problemas”, ha declarado Maduro, en inequívoca referencia a la supuesta homosexualidad de Capriles…

Hace pocos días, en un acto electoral, Nicolás Maduro afirmaba “yo sí tengo mujer, oyeron, me gustan las mujeres”, en lo que tampoco era díficil adivinar la referencia a Capriles. No se trataba además de la primera vez que Maduro hacía uso de insultos homófobos contra el líder opositor. Ya hace un año Maduro dijo de Capriles y de Leopoldo López, otro político opositor, que eran “sifrinitos, mariconzones y fascistas”. Maduro pidió luego disculpas después de que colectivos LGTB de Venezuela expresaran su malestar. Capriles, también candidato en las anteriores elecciones, había sido objeto semanas antes de una campaña homófoba por parte del entorno de Chávez. En televisión se le llegó a acusar de haber sido detenido por mantener relaciones homosexuales en el interior de un coche en el año 2000.

Ahora, tras la polémica levantada, Maduro se ha defendido. Aprovechando su presencia en la Feria Internacional del Libro de Venezuela 2013, negó haberse referido a la vida privada de Capriles con su comentario, recordó que en su momento pidió perdón por haberle llamado “mariconzón” y reprochó a la derecha venezolana haberse opuesto a la inclusión en la Constitución de una referencia a la diversidad sexual. “Y en el término de la vida sexual de lo que hoy se conoce con el  concepto de los diversos sexuales, esos son los amigos y amigas de uno,  de siempre, desde niño, niña, joven, porque siempre lo hemos respetado, tan es así que se propuso una enmienda a la Constitución para reconocer su existencia y el respeto supremo de la  República y de la Patria a nuestros hermanos y hermanas diversos sexuales,  y la oposición y la derecha mandó a votar en contra de esa enmienda”, afirmó. Maduro se refiere aquí al referéndum de reforma constitucional celebrado en 2007, que los opositores a Chávez ganaron por escaso margen. Una de las reformas propuestas era la prohibición de la discriminación por razones de orientación sexual.

Finalmente, en lo que supone un dardo envenenado contra Capriles (del que no se conocen pronunciamientos expresos sobre su orientación sexual) Maduro afirmó que “si yo fuera homosexual lo asumiría con orgullo a los cuatro vientos, y amaría a quien me toque amar con el corazón, sin problemas, porque el peor homofóbico es el que siendo discrimina a los propios suyos. Es como el capataz de las haciendas esclavistas: el negro traidor que le daba por la espalda a su compañero africano. Ese es el peor homofóbico, el que se niega a sí mismo y discrimina, añadió.

Os dejamos con el fragmento de la intervención de Maduro, para que os forméis vuestra propia opinión: