El portal “Marca España”, una iniciativa del Gobierno para potenciar la imagen de España en el exterior, presume del Orgullo de Madrid y del hecho de que España sea uno de los países con un mayor grado de aceptación social de la homosexualidad. Una posición que contrasta con la actitud de boicoteo que el Ayuntamiento de Madrid, en manos del mismo partido político que el Gobierno de España, lleva a cabo contra el Orgullo, así como con las políticas poco favorables de ese partido hacia la realidad LGTB.

“El desfile del Orgullo Gay que se celebra esta semana en Madrid tiene mucho que celebrar. Entre otras cosas que España es el país más respetuoso del mundo con la homosexualidad y el que más la acepta socialmente. Son los resultados de un estudio mundial sobre homosexualidad realizado por el Pew Research Center”, presumía hace unos días la web de la Marca España. Más allá de la inexactitud de llamar “desfile” a lo que es oficialmente una manifestación y de utilizar el Término Orgullo Gay en lugar del más inclusivo Orgullo LGTB, la web de la Marca España se refiere a la encuesta llevada a cabo por el Pew Research Center, prestigioso instituto de investigación social estadounidense, que dosmanzanas dio a conocer hace pocas semanas. Según la encuesta, de un total de 39 países de los cinco continentes, España ocupa el primer lugar en lo que a aceptación social de la homosexualidad se refiere: un 88% de los encuestados afirmaron que la homosexualidad “debe ser aceptada por la sociedad” al ser preguntados. “Y todo ello hace de España un excelente destino turístico para el colectivo LGBT internacional”, afirma también la web de la Marca España.

Vaya por delante que creemos positivo que el Gobierno español considere que da buena imagen exterior ser un país respetuoso y tolerante con la homosexualidad. Nos llama la atención, sin embargo, que utilice el Orgullo de Madrid para potenciar la imagen de España cuando el Ayuntamiento de la capital, gobernado por el mismo partido (el PP) pone a su organización importantes trabas, denunciadas por sus organizadores y constatadas por nosotros mismos hace pocos días. Por no hablar de la desidia de las administraciones a la hora de garantizar simplemente la movilidad.

Tampoco conviene olvidar que el partido que hoy gobierna España no dudó en mantener durante siete años un recurso de inconstitucionalidad contra la ley de matrimonio igualitario (que España fue el tercer país del mundo en aprobar, un dato que creemos merecería figurar en la web de la Marca España) y que de forma sistemática se opone a mejorar el marco normativo para garantizar una mayor igualdad de las personas LGTB. La última vez hace apenas dos semanas, cuando el PP rechazaba en el Congreso una proposición no de ley propuesta por Izquierda Unida instando al Gobierno a aprobar una ley integral contra la discriminación por motivos de orientación sexual e identidad de género. Votaron a favor el grupo de la Izquierda Plural, PSOE, UPyD y el Grupo Mixto, mientras que CiU y PNV se abstuvieron.