"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Yihadistas atacan y torturan a gays sirios “para salvar el mundo”

La revista Vice ha publicado un amplio reportaje en el que se relatan, pormenorizadamente, las penosas desventuras en las que a menudo se ven envueltos los gays en Siria, en medio de la guerra civil. Y es que, en muchas áreas del país, los grupos panislámicos han tomado el control y han establecido tribunales populares que imponen penas de estilo medieval y ejecuciones brutales a miembros de minorías religiosas, “blasfemos”, laicos y homosexuales.

A Ram, uno de los jóvenes que logró escapar de un brutal ataque homófobo, le espetaron que le iban a matar “para salvar el mundo” porque “vosotros sois todos unos pervertidos”. Fue engañado. Recibió la llamada de un amigo que, supuestamente, había perdido todo su dinero y necesitaba su ayuda. Ram acudió rápidamente a su casa y descubrió que el aviso de su amigo era fruto de las torturas que estaba recibiendo, ya que se encontraba maniatado, en el suelo, junto a otro chico. Los dos estaban cubiertos de sangre. “Uno de ellos dijo que había sido violado con algún instrumento y estaba sangrando”, relata Ram. “Estaba llorando por el dolor, pero creo que también porque tenía miedo de que me hicieran a mí lo mismo. Ambos habían sido golpeados en los testículos con una herramienta”.

Los torturadores pretendían trasladar a sus rehenes, ya que la casa estaba en una zona que no controlaban los rebeldes y no se sentían seguros. Pero, afortunadamente, Ram no estaba bien atado y logró escapar cuando lo sacaron de la vivienda. El chico explica que le propinó una patada “al hombre que me cogía de las pelotas” y corrió hacia el zoco. “Supe que el ejército estaba allí y que los secuestradores no podrían venir a por mí”, asegura.

Ram no tiene ninguna duda de que los secuestradores eran miembros de uno de los grupos islamistas de línea dura que han surgido en Siria desde el inicio de la guerra civil. “No dejaban de decirme que Alá es el único dios, y que era él quien me iba a matar”. Cuando estuvo a salvo, guardó algunas pertenencias en una bolsa, reunió todo el dinero que pudo y huyó hacia la frontera con el Líbano para tratar de reiniciar su vida.

Después de su terrible vivencia, Ram afirma que “mi único mensaje es que los radicales son una amenaza para toda la sociedad”. “Estoy agradecido de que no me hayan cortado o quemado, y de que estoy a salvo por el momento”, añade.

Con la religión como pretexto

En el norte de Siria, hay un sinnúmero de ciudades y pueblos donde el régimen ha sido expulsado por los rebeldes, solo para ser sustituido por otro tipo de tiranía, liderada por decenas de yihadistas. Estos combatientes, muchos de ellos extranjeros, han llegado al país para formar parte de lo que creen que es una guerra santa.

Raqqa (ubicada a orillas del Eufrates, en el desierto) es una de esas ciudades que ha visto las dos caras de la misma moneda. Fue la primera ciudad importante de caer por completo en manos de un grupo rebelde, en febrero de 2013, y con el ascenso al poder de Jabhat al-Nusra se estableció la ley islámica. Un residente, que escapó recientemente de la ciudad, informó que el grupo panislámico había prohibido fumar y que se castigaba a hombres y mujeres por llevar pantalones vaqueros. “Uno de mis amigos, propietario de una tienda que vende ropa de maternidad, pero tuvo que cerrarla porque al-Nusra le prohibió servir a las mujeres”.

La mayoría de los hombres homosexuales que han abandonado Siria en los últimos meses, según recoge el reportaje de Vice, huyeron de las posibles torturas o de la muerte a manos de los grupos extremistas, que están fortaleciendo gradualmente su control sobre las áreas en las que el régimen se ha retirado. Incluso en las zonas donde Bashar al-Asad aún se aferra al poder, la sublevación ha desatado una ola de criminalidad. Las familias ricas viven con el temor del secuestro, y los hombres homosexuales en particular, son vulnerables. Y todas estas atrocidades, crímenes y violentos robos, según sus propios autores, en nombre de su dios.

Veces compartido
Comentarios
  1. fernan
  2. Bernardo YOEL SHALOM
  3. Marcos
  4. Frel
  5. neike

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido

Al navegar por nuestra web, aceptas el uso de las cookies. Más información

POLITICA DE COOKIES

Utilizamos cookies para facilitar el uso de nuestra página web. Las cookies son pequeños ficheros de texto que su navegador almacena en el disco duro de su ordenador y que son necesarias para utilizar nuestra página web. Las utilizamos para entender mejor la manera en la que se usa nuestra página web y de esta manera poder mejorar consecuentemente el proceso de navegación. Las cookies son el referente que nos indica, por ejemplo, si una página de nuestra web ha sido vista con anterioridad, o si su visita es nueva o recurrente. Las cookies que utilizamos no almacenan datos personal alguno, ni ningún tipo de información que pueda identificarle. En caso de no querer recibir cookies, por favor configure su navegador de Internet para que las borre del disco duro de su ordenador, las bloquee o le avise en caso de instalación de las mismas.

Cerrar