"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Cuatro puntos sobre violencia de género e intragénero

una carta en dosmanzanas grande 
A raíz de la noticia sobre el asesinato del actor Koldo Losada a manos de su pareja de sexo masculino y teniendo en cuenta que en estos días se mueven multitud de opiniones con motivo de la celebración del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, han surgido numerosos debates sobre el tema. Como periodista y trabajador social especializado en violencia de género e intragénero, con la esperanza de que sirva para disipar dudas, he tratado de resumir mi opinión y mis conocimientos en cuatro puntos:

– La violencia intragénero es un problema real. Otros países ya se han percatado de ello y dedican recursos a la prevención, a la asistencia y a la protección de las víctimas. Existe, a pesar de que mucha gente, incluso asociaciones LGTB y feministas, lo nieguen y consideren que entre dos hombres y dos mujeres debe haber, por narices, una relación igualitaria. En las parejas compuestas por dos hombres o dos mujeres también se producen relaciones asimétricas conformadas por dos roles diferenciados: uno de dominación (el que se asocia en la violencia de género al hombre) y otro de sumisión (el que se asocia en la violencia de género a la mujer). Por tanto, la gravedad de la violencia dentro de estas parejas es análoga, en tanto en cuanto prevalece una asimetría que es independiente del sexo de las personas que la forman y que constituye un verdadero peligro para una de las partes, la víctima, como consecuencia de la violencia unilateral que se produce contra ella a nivel físico, psicológico y sexual.

– Si la violencia de género, es decir, la violencia que se produce de un hombre hacia una mujer, es tan relevante, es porque está justificada e incluso promovida por un elemento estructural que se extiende y se apodera de absolutamente todas las esferas de la sociedad y de la cultura. Naturalmente, me refiero al machismo. Por este motivo, no se puede comparar la violencia que se produce en una pareja desde una mujer contra un hombre. En el caso de la violencia de las mujeres contra los hombres estaríamos hablando de un problema que se circunscribe a casos concretos, particulares. En cambio, la violencia de los hombres contra las mujeres constituye un problema social generalizado que va mucho más allá de la violencia dentro de la pareja y que, además, supone un peligro y un mecanismo de control no sólo para las mujeres maltratadas sino para todas las mujeres. Nadie niega que pueda haber mujeres que maltraten a hombres, pero este maltrato es mucho menos frecuente y no se encuentra sustentado por toda una estructura sistémica que históricamente socializa a los hombres para menospreciar, maltratar y controlar a las mujeres. 758 mujeres asesinadas en España desde 2003 por sus parejas o ex parejas lo atestiguan.

– Se necesitan medios para prevenir y proteger a las víctimas de la violencia intragénero, es decir, la que se produce en parejas formadas por dos personas del mismo sexo. Esto es incuestionable y las numerosas víctimas de esta violencia lo saben muy bien. Dicho esto, no creo que se deba incluir este problema en la Ley de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género. A pesar de que los estudios realizados recogen claramente que los casos de violencia en parejas del mismo sexo son similares en frecuencia, características y gravedad, es preciso hacernos cargo de que estamos hablando de problemáticas distintas, aunque, eso sí, íntimamente relacionadas. Debería crearse una ley específica para las parejas del mismo sexo que fuera de la mano de la ley contra la violencia de género y que incluso coincida con ella en algunos aspectos. Creo que sería más efectivo y que callaría las bocas de aquellos que tratan de utilizar la violencia intragénero para minimizar la gravedad de la desigualdad y de la violencia del hombre contra la mujer. Asimismo, de paso, sería de enorme utilidad para luchar contra la homofobia y la lgtbfobia, que, por cierto, es un asunto al que no se presta la atención debida (curiosa o no tan curiosamente igual que sucede con el machismo), cuando se trata de un elemento intrínseco a los procesos de socialización y que causa muchísimo daño a las construcciones del género que habitualmente realizamos todas las personas. Lo que me lleva al siguiente punto.

– Finalmente, si bien la violencia de género se encuentra apoyada por un elemento estructural, que es el machismo, la violencia intragénero se encuentra fundamentada por otro elemento de igual calado e importancia: la homofobia y la lgtbfobia. La relación es muy básica: la construcción de la masculinidad no sólo se basa en el desprecio a la mujer (o, un paso más allá, hacia todo lo femenino), sino también en el desprecio hacia todo aquello que se escape, aunque sea ligeramente, de los tradicionales roles de género hombre-mujer. Es lo que se conoce como vigilancia del género. La violencia en parejas del mismo sexo se apoya en la homofobia porque en infinidad de ocasiones sus autores consideran inferiores a sus parejas o ex parejas del mismo sexo por cuestiones relacionadas con los roles de género (quién es más masculino, quién más femenino, quién asume determinados papeles y funciones en la pareja, etcétera). Y por si fuera poco, la homofobia, al igual que el machismo, impide que esta violencia sea visibilizada en la sociedad y que sus víctimas sean protegidas y tomadas en serio, del mismo modo que les ocurre a las mujeres de este país.

A partir de aquí, partiendo de esta base, todas y todos deberíamos dejar de discutir y ponernos a hacer los deberes.

Carlos G. García, periodista, trabajador social y escritor

Veces compartido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido

Al navegar por nuestra web, aceptas el uso de las cookies. Más información

POLITICA DE COOKIES

Utilizamos cookies para facilitar el uso de nuestra página web. Las cookies son pequeños ficheros de texto que su navegador almacena en el disco duro de su ordenador y que son necesarias para utilizar nuestra página web. Las utilizamos para entender mejor la manera en la que se usa nuestra página web y de esta manera poder mejorar consecuentemente el proceso de navegación. Las cookies son el referente que nos indica, por ejemplo, si una página de nuestra web ha sido vista con anterioridad, o si su visita es nueva o recurrente. Las cookies que utilizamos no almacenan datos personal alguno, ni ningún tipo de información que pueda identificarle. En caso de no querer recibir cookies, por favor configure su navegador de Internet para que las borre del disco duro de su ordenador, las bloquee o le avise en caso de instalación de las mismas.

Cerrar