"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Por qué no me gusta la expresión ‘mariquita mala’

una carta en dosmanzanas grande

No me gusta la expresión ‘mariquita mala’. Cuando se la escucho a algún amigo heterosexual me molesta, pero no me enfado. Sé que están repitiendo algo que han oído, sin plantearse nada más. Lo que suelo hacer es comentarles por qué no me gusta, y casi siempre lo entienden. Cuando se la escucho a un gay o a alguna lesbiana, sí que me enfado. Y eso ocurre demasiado a menudo, lamentablemente, por eso a lo mejor en algún momento de este artículo puedo sonar un poco borde.

No me gusta la expresión ‘mariquita mala’, entre otras cosas porque no existe una equivalente para los heterosexuales. No existe, por supuesto, entre los heteros. Ningún hetero se dirige a otro calificándole de ‘hetero malo’. Pero es que nosotros tampoco tenemos una expresión similar en nuestra jerga. A pesar de que muchos heterosexuales exhiben comportamientos propios de aquellos a quienes solemos definir como ‘malas personas’. A pesar de que muchos heterosexuales nos han perseguido, acosado, menospreciado o discriminado.

No me gusta la expresión ‘mariquita mala’. Porque al usar repetidamente esa expresión y dejar que pase a formar parte del lenguaje común estamos dando por bueno el discurso de que hay un porcentaje de gays que son ‘malas’, estamos creando un vínculo en la percepción de los hablantes -es decir, de nuestros conciudadanos- entre maldad y homosexualidad y dando la razón a los homófobos.

No me gusta la expresión ‘mariquita mala’ por su doble moral. Porque aunque pueda ser cierto que haya homosexuales que se comporten mal con otras personas, se trata de una maldad socialmente aceptada. Esa persona a la que llaman ‘mariquita mala’ es bien recibida en fiestas y saraos, porque su ‘maldad’ entretiene y divierte -hasta que toca ser el objetivo de sus ‘maldades’, claro está-. Sus críticas, su severísimo sentido de lo que está bien y lo que está mal, la afectación y amaneramiento que exhibe, son aplaudidos por una sociedad a la que le gusta la carnaza. Esos heterosexuales que dicen ‘tener muchos amigos gays’ pero que en el fondo son homófobos hasta la naúsea, están dispuestos a ‘tolerar’ a la que llaman hipócritamente ‘mariquita mala’ porque la ven venir. Porque lo que más miedo y asco les da es la posibilidad de estar al lado de un gay, de incluso darle la mano, y no saber que lo es para ir corriendo a darse una ducha a la primera ocasión.

No me gusta la expresión ‘mariquita mala’ porque ignora la Historia. Porque olvida el hecho de que, en tiempos muchos más oscuros, en los que por desgracia era mucho más difícil para los gays encontrar a personas afines, muchas veces los gays se veían obligados a convivir y entablar amistad o relaciones con personas con las que no encajaban, personas a las que sólo te unía tu orientación sexual. Pero estas personas, a su vez, eran las únicas delante de las cuales podías ser auténtico. Con los consecuentes dramas (véase la película “Los chicos de la Banda”).

No me gusta la expresión ‘mariquita mala’ porque los gays suelen usarla llevados por sus propias frustraciones y conflictos. Son muchos los gays que, en reuniones sociales con heterosexuales, critican al ambiente gay para ser aceptados, intentando convencerles de que ellos no entran en el saco. “Es que el ambiente es un asco”, “Es que todos los maricones son iguales”, “Estoy harto de mariquitas malas”… Confunden ‘el ambiente’ con ‘la vida’. Y es que si la mayoría de tus amigos son gays, si follas con gays, si te enamoras y te vas a vivir con gays, si la mayoría de la gente que te rodea es gay, si tu vida es gay, entonces cuando alguien te defraude, seguramente será gay. Si fueras hetero, no sería así.

No me gusta la expresión ‘mariquita mala’ porque es creación nuestra. Al contrario que ‘maricón’, insulto procedente de los heteros que nos hemos apropiado para referirnos a nosotros mismos, la ‘mariquita mala’ es un personaje de nuestra imaginería propia que los gays hemos difundido sin criterio, sin filtro y sin que nos saltara ninguna alarma. Cada vez que, delante de un heterosexual, calificas a alguien de ‘mariquita mala’ te haces un flaco favor. Porque con los heterosexuales pasa lo que con todo el mundo, que algunos te quieren de verdad, y otros, la mayoría, no tanto. Y estos últimos, a poco que tengan un conflicto contigo, ¿sabes qué te van a llamar? “Mariquita mala”. Y no voy a decir que te lo merezcas, sólo voy a pedirte que la próxima vez que tengas la tentación de usar la expresión de los cojones, te lo pienses dos veces.

Raúl Madrid

Comentarios
  1. sss
  2. Eva Witt
  3. sss
  4. sss
  5. Raúl Madrid
  6. Mambrú
  7. Juani Illustrades
  8. Raúl Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Al navegar por nuestra web, aceptas el uso de las cookies. Más información

POLITICA DE COOKIES

Utilizamos cookies para facilitar el uso de nuestra página web. Las cookies son pequeños ficheros de texto que su navegador almacena en el disco duro de su ordenador y que son necesarias para utilizar nuestra página web. Las utilizamos para entender mejor la manera en la que se usa nuestra página web y de esta manera poder mejorar consecuentemente el proceso de navegación. Las cookies son el referente que nos indica, por ejemplo, si una página de nuestra web ha sido vista con anterioridad, o si su visita es nueva o recurrente. Las cookies que utilizamos no almacenan datos personal alguno, ni ningún tipo de información que pueda identificarle. En caso de no querer recibir cookies, por favor configure su navegador de Internet para que las borre del disco duro de su ordenador, las bloquee o le avise en caso de instalación de las mismas.

Cerrar