"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

La policía rusa golpea con violencia y detiene a activistas LGTB mientras grupos neonazis se manifiestan impunemente

Cuesta encontrar un calificativo adecuado para expresar la repulsa por la actuación de las supuestas fuerzas de seguridad de Rusia (más bien una guardia pretoriana al servicio de la LGTBfobia de estado, impulsada por la Administración que encabeza Vladimir Putin). Con motivo de la marcha del Día de los Trabajadores de San Petesburgo, la policía acosa y detiene a activistas LGTB, mientras grupos de extrema derecha campan por las calles a sus anchas, proclamando la “supremacía” eslava y blanca.

Quizá hayamos perdido la capacidad de sorprendernos ante las noticias que nos llegan desde Rusia en relación a la persecución que padece el colectivo LGTB desde hace años, pero no podemos permanecer indiferentes ni insensibles ante los continuos desmanes y tropelías. Por esta razón, nos vemos obligados a denunciar el esperpéntico espectáculo protagonizado por la policía de San Petesburgo. Alrededor de dos decenas de activistas han sido detenidos y puestos a disposición de la “Justicia” por violar la legislación homófoba que prohíbe la “propaganda de relaciones no tradicionales”, aprobada en 2013 y que se dirige exclusivamente contra la población LGTB. El “delito” de los acusados se limita a participar en la marcha convocada por el Día de los Trabajadores, portando pancartas con mensajes igualitarios y banderas arcoíris.

En cambio, los autores neonazis de proclamas xenófobas han quedado en la más absoluta impunidad. Esta es la imagen lamentable del país que están proyectando las autoridades rusas con su determinación LGTBfóbica: la persecución de la igualdad y la diversidad se prioriza frente al florecimiento público de grupos que fomentan el odio, la violencia o el racismo, que pueden expresarse en libertad y sin consecuencias. Paradójico, pero cierto. “Es repugnante que a un grupo neonazi, que nos metería en campos [de concentración] si estuviera en sus manos, se le permita marchar libremente. Sabemos de qué lado de la policía”, expresaba con indignación una activista lesbiana de 21 años, que ha preferido no revelar su identidad (por motivos obvios de seguridad).

Viendo el vídeo que mostramos a continuación no queda resquicio de duda sobre la más que cuestionable intervención policial. Los agentes no dudan en golpear, empujar, arrastrar y violentar a personas LGTB que se resisten a guardar sus banderas arcoíris o a bajar sus pancartas con contenido reivindicativo de derechos igualitarios. Incluso cuando son detenidos y no oponen resistencia son sometidos a la brutalidad de la policía rusa, que demuestra su desprecio y su abuso de poder. Y para colmo, los neonazis gritan sus proclamas frente al autobús de los activistas detenidos y graban la escena con sus teléfonos móviles, ante la indiferencia de los policías.

 

El ariete homófobo Vitaly Milonov desprecia una bandera europea

El diputado homófobo Vitaly Milonov, oriundo de San Petesburgo, no se cruzó con activistas LGTB. Sin embargo, sí se topó con activistas proucranianos y proeuropeos. Incluso se le ve en la siguiente grabación despreciando una bandera de la Unión Europea. “San Petersburgo no es compatible con las ordas de traidores nacionales”, espetaba Milonov mientras arrugaba el emblema europeo y acusaba a los opositores de “sentarse en Facebook”.

Alarmante protagonismo de la extrema derecha en Rusia

Además de la penosa exhibición de grupos neonazis durante la marcha del Día de los Trabajadores, los simpatizantes ultras vienen actuando en Rusia, en nombre de la “Patria” y la “moral”, en contra del colectivo LGTB. Hace solo unas semanas, dosmanzanas se hacía eco del asesinato el periodista Dmitry Tsilikin, apuñalado hasta la muerte por un joven simpatizante de la extrema derecha. El criminal, de tan solo 21 años, admitió haber asesinado a Tsikilin movido por el odio y el afán de “limpieza” social.

Lo más triste es que Rusia tiene poder de decisión en organismos internacionales como la ONU. En estos días publicábamos un post con los perfiles de los candidatos a suceder a Ban Ki-moon al frente de la secretaría general de las Naciones Unidas, en clave LGTB, y recordábamos que Rusia, como miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, tiene la capacidad de vetar a los aspirantes más comprometidos con los derechos igualitarios.

Veces compartido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido

Al navegar por nuestra web, aceptas el uso de las cookies. Más información

POLITICA DE COOKIES

Utilizamos cookies para facilitar el uso de nuestra página web. Las cookies son pequeños ficheros de texto que su navegador almacena en el disco duro de su ordenador y que son necesarias para utilizar nuestra página web. Las utilizamos para entender mejor la manera en la que se usa nuestra página web y de esta manera poder mejorar consecuentemente el proceso de navegación. Las cookies son el referente que nos indica, por ejemplo, si una página de nuestra web ha sido vista con anterioridad, o si su visita es nueva o recurrente. Las cookies que utilizamos no almacenan datos personal alguno, ni ningún tipo de información que pueda identificarle. En caso de no querer recibir cookies, por favor configure su navegador de Internet para que las borre del disco duro de su ordenador, las bloquee o le avise en caso de instalación de las mismas.

Cerrar