"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Falleció Joseph Nicolosi, señalado adalid de las “terapias reparadoras” de la homosexualidad

El pasado 7 de marzo falleció Joseph Nicolosi, uno de los grandes adalides de las “terapias reparadoras”. No demasiado conocido en España, Nicolosi tenía sin embargo la carta de presentación de ser psicólogo, lo que le permitía dar a sus tesis un aire “científico”. De hecho, fue el fundador de la una asociación de psicólogos defensores de la patologización y de las mencionadas “terapias”.

Una breve nota en su página web y un obituario en Forever Missed anunciaban que Nicolosi falleció el 7 de marzo por complicaciones de una gripe. Entre los mensajes de condolencias, los hay de personas que siguen ejerciendo las “terapias reparadoras”, pese a estar hoy día desacreditadas y considerarse potencialmente peligrosas, así como de antiguos pacientes que aseguran haber sido ayudados por Nicolosi (no así otros que mencionaremos más abajo). Destaca especialmente el mensaje de Richard Cohen, traído a España en varias ocasiones y que recientemente protagonizó una charla por internet organizada por HazteOír, la misma organización que ha fletado el autobús tránsfobo: “Joe abrió el camino a la libertad para quienes experimentaban atracciones por el mismo sexo no deseadas. Abrió un camino donde no había ninguno. Fue un auténtico héroe y valiente guerrero (…) Gracias querido hermano por mostrar el camino y ayudar a liberar a tantos cautivos. Tu legado vive en nuestros corazones”.

En España, el nombre de Nicolosi es menos conocido que otros. Sin embargo, su formación académica le permitía presentarse con unas credenciales profesionales distintas a las que puede presentar, por ejemplo, Richard Cohen. Nicolosi tenía un doctorado en Psicología y era psicólogo clínico. En los primeros años 90, mientras sus colegas de profesión se inclinaban cada vez más hacia la despatologización de la homosexualidad, Nicolosi insistía en que los humanos nacemos heterosexuales, que por naturaleza las personas de distinto sexo están orientadas naturalmente hacia el amor mientras que no era así para las parejas del mismo sexo. Tras esta idea, se encontraba una visión prácticamente medieval de la idea de ley natural, revestida eso sí de terminología psicológica. Para Nicolosi, algunos nos inclinábamos hacia la homosexualidad por un déficit de identificación con el propio sexo. Por ello, decía, si uno quería, podía “reconectar” con esa heterosexualidad original superando primero el “trauma”.

Fundador de la NARTH y con presencia en los medios

Nicolosi fue también el fundador y presidente de una asociación defensora de las “terapias reparadoras”: la NARTH (National Association for the Research and Therapy of Homosexuality), una organización que emite sus propias publicaciones en formato académico, lo que permite su difusión como “respetables” en entornos conservadores. También fundó y dirigió una clínica destinada a tratar la homosexualidad: la Thomas Aquinas Psychology Clinic, que ya ha cesado su actividad (la referencia en el nombre a Santo Tomás de Aquino, el filósofo de la “ley natural” según la escolástica medieval, es significativo). Desde su página web, aún activa, difundía sus planteamientos. Escribió además varios libros, algunos publicados en español y que se pueden adquirir sin problema alguno en La Casa del Libro o en Amazon.

Se trataba, en definitiva, de un destacado defensor de la patologización de la homosexualidad, que acumuló numerosas intervenciones públicas, incluso en medios no afines como la BBC o la CNN. Con esta última cadena, de hecho, tuvo un sonado encontronazo, cuando le preguntaron si seguía defendiendo que un niño con “tendencias artísticas” tenía más probabilidades de ser homosexual; reaccionó airado, se quitó el micrófono y aseguró no haber afirmado nunca tal cosa. Sin embargo, la CNN demostró que sí lo había hecho en un libro. Podéis ver el vídeo a continuación:

Sus víctimas

Con todo, lo más significativo son los testimonios directos o indirectos de algunos antiguos pacientes, como los recogidos por el psiquiatra Jack Drescher. O quizá debiéramos decir, en lugar de pacientes, “victimas”, a las que inoculaba la  idea de que el cambio dependía de su voluntad. Una idea especialmente nociva: si no había éxito aparente, la autoculpabilización estaba asegurada.

Especialmente desgarrador es el testimonio de un antiguo paciente referido por el columnista religioso Jonathan Merritt. Se trata de un hombre que en su adolescencia fue a “terapia” con Nicolosi y que compareció para contar su experiencia con ocasión de los debates en California para prohibir allí las “terapias reparativas”: “Mis padres descubrieron que era gay cuando era adolescente y de repente el hogar amoroso que conocía comenzó a derrumbarse rápidamente, con mis padres enviándome a ver a Joseph Nicolosi (…), quien les dijo que podía hacerme hetero. En su lugar, mis sesiones semanales con este hombre me introdujeron en un devastador camino de autodestrucción durante más de una década, cuando cada sesión me hundía cada vez más en depresión y me llevó al borde del suicidio”.

Entre las reacciones a la muerte de Nicolosi, destaca la del ya mencionado Jonathan Merritt, comentarista religioso no especialmente progresista (lo que ya señalamos en esta página cuando se le hizo outing hace unos años). En un duro artículo de opinión Merritt asegura, desde su posición de creyente cristiano: “Los cristianos creemos que tras la muerte vamos a un lugar eterno rodeado de nuestros antepasados fieles e inmersos en la presencia de Dios. Imagino que cuando Nicolosi murió (…) y entró en la eternidad, se sorprendió de ver allí también a personas LGTB. Muchas, imagino, entraron prematuramente en ese ámbito eterno a causa de sus mensajes. Ahora tendrá mucho tiempo para pedirles perdón”.

Ante una persona recién fallecida debe mantenerse un elemental respeto y contención. Pero si la persona en cuestión ha sido un peso pesado en algo tan dañino como las “terapias reparadoras”, sería injusto no reseñar su significación. El deseo de Nicolosi, señalado por su viuda, era que estas perdurasen tras su muerte. Esperamos que pronto sean también un mal recuerdo del pasado.

Veces compartido
Comentarios
  1. Leo
  2. Iñigo
  3. Despotorramiento feroz
  4. Indignado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido

Al navegar por nuestra web, aceptas el uso de las cookies. Más información

POLITICA DE COOKIES

Utilizamos cookies para facilitar el uso de nuestra página web. Las cookies son pequeños ficheros de texto que su navegador almacena en el disco duro de su ordenador y que son necesarias para utilizar nuestra página web. Las utilizamos para entender mejor la manera en la que se usa nuestra página web y de esta manera poder mejorar consecuentemente el proceso de navegación. Las cookies son el referente que nos indica, por ejemplo, si una página de nuestra web ha sido vista con anterioridad, o si su visita es nueva o recurrente. Las cookies que utilizamos no almacenan datos personal alguno, ni ningún tipo de información que pueda identificarle. En caso de no querer recibir cookies, por favor configure su navegador de Internet para que las borre del disco duro de su ordenador, las bloquee o le avise en caso de instalación de las mismas.

Cerrar