"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

La primera ministra serbia, Ana Brnabić, acude a la manifestación del Orgullo LGTB de Belgrado

Histórica imagen la que hemos podido disfrutar este domingo en Belgrado. Por primera vez en la historia de Serbia, la persona que ocupa la jefatura del gobierno ha estado presente en la manifestación del Orgullo LGTB de la capital. Ana Brnabić, abiertamente lesbiana y primera ministra del país balcánico desde junio de 2017, estuvo acompañada por varios ministros de su gabinete, así como del alcalde de Belgrado, Siniša Mali. Mucho camino es el que le quedan por recorrer a los derechos LGTB en Serbia, pero sería injusto negar que en términos de visibilidad este país ha dado un paso de gigante.

Tras un lejano primer intento en 2001, que fue violentamente interrumpido, y que dio paso a años de ostracismo, la marcha del Orgullo LGTB de Belgrado resucitó en 2010. Ese año los contramanifestantes homófobos volvieron a protagonizar graves incidentes, que dejaron un saldo de más de cien heridos. Tanto el año anterior (2009), como los siguientes (20112012 y 2013) el Orgullo llegó a ser convocado pero fue finalmente prohibido por las autoridades debido, precisamente, a las amenazas de los homófobos. Volvió a celebrarse, por fin, en 2014, sin contratiempos graves, más allá de algún conato homófobo menor alejado de la zona de celebración. A partir de entonces, tanto en 2015 como en 2016, el Orgullo de la capital serbia se ha celebrado sin incidentes graves y con un presencia cada vez más destacada de personalidades políticas. En el de 2016, de hecho, estuvo presente la propia Ana Brnabić, siendo ya ministra de Administraciones Públicas.

Pero sin duda ha sido este año, con la presencia de Brnabić como primera ministra, cuando el Orgullo LGTB de Belgrado ha recibido el gran espaldarazo de las autoridades. Un Orgullo que ha contado con la asistencia de unos 1000 activistas y que ha discurrido por las calles de la capital serbia sin altercados, aunque sin duda el fuerte cinturón de seguridad establecido por la policía ha contribuido mucho a ello.

En el siguiente vídeo, de Radio Free Europe, pueden verse imágenes tanto de la primera ministra como del alcalde de Belgrado caminando junto a resto de manifestantes, así como del dispositivo policial y de algunos contramanifestantes homófobos que expresaban su rechazo, esta vez de forma más pacífica que en años anteriores:

Ana Brnabić, de 41 años y nacida en Belgrado, no pertenece formalmente a ningún partido político. Estudió Administración de Empresas en Estados Unidos, completó su formación postgraduada en marketing en Reino Unido y habla inglés y ruso. Su designación como primera ministra por Aleksandar Vučić, el nuevo presidente de Serbia, generó fuertes críticas de los partidos más ultraconservadores, críticos con su condición de mujer abiertamente lesbiana. Pese a todo, el Parlamento serbio, controlado por mayoría absoluta por el Partido Progresista de Vučić (que pese a su nombre es una formación conservadora, miembro desde 2016 del Partido Popular Europeo) la confirmó sin mayores problemas. Brnabić se convertió de este modo en la quinta persona abiertamente homosexual en ocupar la jefatura de un gobierno. Antes de ella dirigieron o dirigen sus países la islandesa Jóhanna Sigurðardóttir (entre 2009 y 2013), el belga Elio Di Rupo (entre 2011 y 2014), el luxemburgués Xavier Bettel (desde 2013) y el irlandés Leo Varadkar (desde este mismo año).

Visibilidad LGTB en los Balcanes: un proceso lento y complicado

Dosmanzanas realizaba en abril de 2015 una extensa entrevista al escritor Miguel Rodríguez, residente en Belgrado y autor del libro Homofobia en los Balcanes. En ella, Rodríguez analizaba los problemas y los retos a los que se enfrenta el colectivo LGTB en los países de la región. “Las sociedades balcánicas son eminemente rurales, y la vida en el pueblo o en las pequeñas ciudades para las personas LGTB es opresiva sea en Croacia, Serbia o Macedonia”, explicaba.

Cuando Ana Brnabić fue propuesta como ministra de Administraciones Públicas, Miguel Rodríguez expresó a dosmanzanas que “en una cultura política fuertemente marcada por los liderazgos y con niveles de homofobia bastante elevados es una buena noticia para el LGTB que haya una ministra homosexual”. En opinión de este experto, “no se trata solo de visibilidad o normalización, en lo que ha ido avanzado el país los últimos años, sino también de referentes para la generación postyugoslava; personas con una carrera profesional solvente que acceden a puestos de responsabilidad pública. Diría que tiene tanto impacto social o más que la organización del Orgullo en las calles de Belgrado”. Una realidad que sin duda ahora se ve reforzada con la designación de Brnabić como primera ministra.

Lo cierto es que, en los últimos años, a pesar de todas las dificultades, se han ido produciendo avances en la región, como las sucesivas celebraciones del Orgullo LGTB de Belgrado, en Serbia, o la primera celebración pacífica del Orgullo LGTB de Montenegro. Aunque es en Croacia donde se han dado más pasos en materia legal, no sin traumas. En el año 2014 el Parlamento croata aprobaba una ley de uniones entre personas del mismo sexo después, eso sí, de que mediante la celebración de un referéndum se oficializase la discriminación de estas parejas en la Constitución en su acceso al matrimonio. Un referéndum al que en su momento se opuso tanto el entonces presidente del país, Ivo Josipović, un importante aliado del colectivo LGTB, como el Gobierno croata, entonces en manos socialdemócratas. Los cambios políticos ocurridos en los últimos años, con la llegada de los conservadores tanto a la presidencia de Croacia como al gobierno, han congelado sin embargo los avances y dado alas a un nuevo rebrote homófobo por parte de los grupos de extrema derecha.

Esperemos que en la vecina Serbia la mayor visibilidad que supone la presencia de Ana Brnabić al frente del gobierno se traduzca en una mejoría de la situación de las personas LGTB y en un avance de sus derechos. Por lo pronto, no podemos sino calificar su presencia en el Orgullo como una buena noticia.

Veces compartido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Al navegar por nuestra web, aceptas el uso de las cookies. Más información

POLITICA DE COOKIES

Utilizamos cookies para facilitar el uso de nuestra página web. Las cookies son pequeños ficheros de texto que su navegador almacena en el disco duro de su ordenador y que son necesarias para utilizar nuestra página web. Las utilizamos para entender mejor la manera en la que se usa nuestra página web y de esta manera poder mejorar consecuentemente el proceso de navegación. Las cookies son el referente que nos indica, por ejemplo, si una página de nuestra web ha sido vista con anterioridad, o si su visita es nueva o recurrente. Las cookies que utilizamos no almacenan datos personal alguno, ni ningún tipo de información que pueda identificarle. En caso de no querer recibir cookies, por favor configure su navegador de Internet para que las borre del disco duro de su ordenador, las bloquee o le avise en caso de instalación de las mismas.

Cerrar