A pesar de la prohibición del gobernador, cientos de activistas en grupos más pequeños se han manifestado, sorteando detenciones, gases lacrimógenos y la represión policial.