De forma insensata, la Delegación del Gobierno había permitido la convocatoria de una concentración neonazi el mismo día y a las mismas horas en que Murcia celebraba pacíficamente su Orgullo.