"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

De loros, ardillas, amores y tragedias – 6ª parte

Las fábulas del loro y la ardilla

Parte VI: El príncipe feliz (papá cuéntame otra vez)
El Sr. Lobo y su amor el Sr. Oso adoptaron al pequeño príncipe y se encargaron entonces de cuidar del pequeño loro desplumado, educándolo en valores plurales; los mismos que el mismo noble lobo les enseña al resto de los animales tras la desaparición de las hienas.

El Sr. Lobo le contaba cuentos a su pequeño niño todas las noches, pero por muy dolorosos que fueran los recuerdos él insistía en escuchar de boca de uno de sus padres la historia de cómo se conquistó la igualdad para tod@s. Incluso sus pedidos se convirtieron en una canción sencilla pero emotiva basada en una antigua balada de tierras lejanas:

Papá cuéntame otra vez
ese cuento tan bonito
de bolleras y maricas
que vivían su idilio

Como hermanos y hermanas
que ya no tenían ganas
de escuchar que una zorra
sin pudor les insultara

Papá cuéntame otra vez
cómo es que un pilar
cayó hecho añicos
con tan sólo tocar
la pluma de tanta gente,
de los que gustan pensar,
de los que hacen su vida
sin dañar a los demás.

Papá cuéntame otra vez,
que tras tanta falsa alarma
tantas hienas y gaviotas,
siempre malintencionadas,
Todo ese montón de odio
jamás sirvió de nada
y hoy los dos vivimos
con la persona más amada…

Fue muy dulce la victoria
Todo lo que se soñaba
hoy se ve todos los días
Hay poca gente extrañada
de que tu amado te acompañe
en las buenas y en las malas
Y que tengan un hijo
a quien no le falta nada

Sin embargo a veces pienso
en los que quedaron atrás,
en las papagayas y mis padres,
en quienes ya no están.

A ellos les dedico
lo que les puedo dar:
mi lágrima más sincera,
y a tí y a mi otro papá
les dedico esta sonrisa
¡Muchas gracias por luchar!

Pasado algún tiempo de aquellos trágicos sucesos, el bosque volvió poco a poco a recobrar su esplendor. El príncipe, aún soltando pluma, tomó el lugar de su madre. El príncipe que suelta pluma pronto se hizo famoso por su sensatez, su sensibilidad y porque sus súbditos a veces, con la imagen de su madre aún en sus mentes, se confundían y lo llamaban “reina”. El príncipe, que había vivido casi toda su vida en el armario, ahora veía la luz del día y era conocido por todos como “El Príncipe Feliz”.

Las gaviotas se integraron al grupo, y pronto se descubrió que eran las hienas las que las obligaban a buscar alimentos para alimentarlas, bajo amenazas de castigo divino. Otro habitante del bosque que se sintió mejor luego de la desaparición de las hienas fue Libertad, el águila. Apenas el viento se llevó las cenizas de las hienas, Libertad voló hacia la jaula donde las malditas hienas habían encerrado a su hijo. Ahora ya nadie podía amenazar a Libertad, y estaba lista para integrarse al grupo otra vez, defendiendo tanto a ricos como a pobres, a poderosos como a indefensos. Nunca más Libertad se sentiría cautiva o amenazada; nunca más sería la prostituta de las hienas y los poderosos.

Nadie quiso faltar a la boda del “Loro Incoloro” y la Ardilla Pilla. Fue una fiesta sencilla pero divertida y con mucha comida: peras, manzanas, tortillas, churros, perritos calientes, plátanos asados y mil cosas más que un cerdo del lugar había sugerido como menú. Poco después se casaron las perdices (después que a la forastera se le pasara el mareo). Loro y ardilla, al salir de la fiesta, vieron al ratón chiquitín recolectando las sobras de comida. Había suficiente comida para que el pequeño roedor comiera por semanas, pero si la cantidad de comida era grande, más lo era el espacio hueco en el tronco de un árbol donde vivirían ardilla y loro. Y más grande aún era el corazón de esta joven pareja. Un corazón tan grande siempre tiene lugar para uno más. Y así todos vivieron felices para siempre.

Martín Oscar Caballero

————————

Esta fábula formará parte del libro que estamos preparando con «Las fábulas del loro y la ardilla».

Veces compartido
Comentarios
  1. zarevitz
  2. Martin Caballero
  3. zarevitz
  4. Lady Eleanore Walpole-Wilson
  5. Martin Caballero
  6. Crasamet
  7. Martin Caballero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido