"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Eurovisión 2009 en dos manzanas: República Checa

eurovision

Republica-Checa

De vuelta a Europa Central, visitamos la República Checa, constituída por las regiones históricas de Bohemia, Moravia y una parte de Silesia. País eslavo de más de diez millones de habitantes, cuya capital, la bellísima Praga, se ha convertido en uno de los lugares más visitados del continente. Los checos, articulados en torno a Bohemia, su principal región histórica, formaron un importante reino medieval, aunque sometido en mayor o menor grado a la primacía germánica y posteriormente a los Hagsburgo austriacos. Fue escenario destacado de las guerras de religión, y finalmente parte del Imperio Austrohúngaro. Tras el desmembramiento de éste al final de la 1ª Guerra Mundial, los checos y sus primos hermanos eslovacos constituyeron Checoslovaquia, que desintegrada por Hitler volvió a reconstituirse tras las 2ª Guerra Mundial. Y así hasta que, tras el colapso soviético, checos y eslovacos deciden de mutuo acuerdo y de forma pacífica separarse en dos estados en 1993. Nace así la República Checa.

La situación social de las personas LGTB en la República Checa es una de las más avanzadas del antiguo bloque del Este. Las relaciones homosexuales en Checoslovaquia fueron despenalizadas en 1962. Desde 1990 la edad de consentimiento es la misma que la de las relaciones heterosexuales. La incorporación a la Unión Europea animó a los checos a implementar una legislación antidiscriminatoria. Por lo que se refiere al reconocimiento jurídico de las parejas del mismo sexo, los checos cuentan desde 2006 con una ley de uniones civiles que otorga a las parejas del mismo sexo muchos de los derechos de los que gozan las parejas casadas. Aunque para conseguirlo el Parlamento se vió obligado a superar el veto homófobo del actual presidente checo, Václav Haus, uno de los líderes más derechistas de Europa. No es posible, sin embargo, la adopción conjunta ni la inseminación artificial de las mujeres lesbianas. Tampoco existe una regulación específica de la modificación registral de las personas transexuales.

Entre los colectivos LGTB checos podemos destacar a Gay Iniciativa v České Republice. Y si quieres conocer el país, gayguide.net proporciona abundante información sobre el ambiente checo y otros datos de interés, especialmente de su capital, Praga.

Y la canción representante de la República Checa en Eurovisión es…

«Aven romale», interpretada por Gipsy.cz.

Bueno, de verdad, estos estaban en el Retiro el domingo pasado. En cuanto al de la capa roja, ¡ay por favor! El chiki-chiki de este año. Me consuela pensar que hay países que han comprendido que esto de Eurovisión es una broma aún más tarde que España. Pero no lo cogen el puntito, no se lo cogen.

Flick / elputojacktwist

Veces compartido
Comentarios
  1. Crasamet
  2. Rukaegos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido