"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Soñé tu boca

Desayuno en Urano

sone-tu-bocaSoñé tu boca
Lawrence Schimel (ed.)

Editorial Egales (libro cedido por Berkana)

En Soñé tu boca, Lawrence Schimel recoge los relatos homoeróticos más interesantes escritos en lengua inglesa en los diez últimos años. Si bien todos son buenos, permitidme que me quede con tres:

Pendiente de envío, de Greg Herren, debería llamarse Pendiente de estreno, porque es que yo no sé cómo alguien no se ha planteado ya rodar la película. Un bellísimo relato de un muchacho que acude por primera (y última) vez en su vida a un bar de ambiente antes de marchar a la Guerra del Golfo como piloto. Lo que para el camarero del bar no es más que una noche de sexo como otra cualquiera, para el joven se convierte en la experiencia que iluminará sus noches más oscuras en la guerra, y que el camarero sólo descubrirá al recibir una larga carta a través de la madre del joven piloto. Absolutamente desgarrador.

«El desierto es hermoso… Es como una playa muy larga en la que no puedes ver el mar. De noche se pueden contemplar todas las estrellas… Miro hacia el cielo y me pregunto si estarás mirando las mismas estrellas que yo en el otro extremo del mundo…»

Ochenta pavos más propina, de Tom Mendicino, sobre la historia de un hombre de mediana edad, Robert, que se enamora de Michael, su masajista – de esos que acaban con final feliz, el masaje, no el cuento – que tiene problemas de lenguaje, y por un momento piensa que su amor puede ser correspondido. Como antes lo pensó con Kyle, Christopher, Kevin y Tony.

Hacer el nudo, de Robin Metcalfe, un morbosísimo relato, en el que una pareja de novios recién casada sube al tren y por la mañana, el novio le pide al protagonista del relato (el revisor del tren) que le ayude a hacer el nudo de la corbata.

«Los hombres sólo pueden aprender a ser hombres a través de otros hombres, en una pedagogía tan íntima y tierna como el vínculo que une a dos amantes»

Y ahora que he escrito sobre esos tres cuentos, descubro que podría haber elegido perfectamente otros tres, como Alaska, de Trebor Healey (que por momentos te arrastra al mundo de Spanbauer y aquél hombre que se enamoraba de la luna), o el exquisito Dos corazones, de David May (o cómo es posible encontrar otra vez el amor y otra vez y una vez más), o el relato del propio Schimel, Independencia (del que sólo diré tres palabras: Beckham y Strong Center).

¡Y cómo no destacar ¡Un poco de intimidad, por favor!, en el que un muchacho descubre que su vecino es una estrella latina del porno gay que le mira desde su ventana!

Otros libros en Desayuno en Urano

elputojacktwist@yahoo.es

Veces compartido
Comentarios
  1. Raul Madrid
  2. elputojacktwist
  3. DexterMorgan
  4. lazaro
  5. Nivorg
  6. Guilllermo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido