"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

El Ejército estadounidense llama de nuevo a filas a Dan Choi, en proceso de expulsión por ser abiertamente gay

Dan ChoiLa nueva política del Ejército estadounidense respecto a gays y lesbianas anunciada hace unos días comienza a hacerse notar. El teniente Dan Choi, amenazado de expulsión, ha sido llamado de nuevo a filas. La reincorporación de Choi al servicio activo es, sin duda, un golpe de efecto del Pentágono. Visible sin complejos y muy activo a la hora de reivindicar su derecho a servir en el Ejército, el impecable Choi se había convertido en un rostro popular entre los afectados por el «Don’t ask, don’t tell» (la ley que obliga a militares gays y lesbianas a mantener su homosexualidad en secreto).
 
Choi se ha mostrado además encantado del recibimiento que le han hecho sus antiguos compañeros. «Fue como volver a casa», ha dicho en una entrevista a la CNN.»Pero lo más sorprendente fue ver como de repente tantas personas se me acercaban y me hablaban sobre su hermano gay, o sobre como no tenían ningún problema con los gays, o sobre cuantas gente gay conocían, y eso fue realmente fantástico».
 
Choi, uno de los fundadores de «Knights Out», un grupo formado por graduados gays de la Academia Militar de West Point, no pierde sin embargo la perspectiva y recuerda que su proceso de expulsión del Ejército pende sobre su cabeza como una espada de Damocles. Y es que, pese a la promesa de flexibilizar su aplicación anunciada por el Pentágono, la ley sigue vigente, y el proceso parlamentario para revocarla se prevé largo.
 
Las encuestas, favorables, aunque con matices
 
Y eso que la derogación del «Don’t ask, don’t tell» es una de las reivindicaciones de la comunidad LGTB que aparentemente gozan de más respaldo entre los ciudadanos estadounidenses. Estos días se ha conocido una nueva encuesta, realizada por la Universidad de Quinnipiac, que confirma que el 57% de los estadounidenses es favorable a permitir a gays y lesbianas servir en el Ejército, frente al 36% que se opone (el margen se estrecha cuando se pregunta a familiares de militares, en cuyo caso cae al 48% frente al 47%). La aceptación es mucho mayor entre los que se reconocen explícitamente votantes demócratas (72% frente a 23%) que entre los que se reconocen republicanos (40% frente a 53%).
 
Pese a todo, siguen siendo mayoría los que piensan que militares gays y lesbianas deberían «tener limitaciones» a la hora de manifestar visiblemente su orientación sexual en el trabajo (54% frente a 38%).
 
Curiosamente, cuando se pregunta si el «Don’t ask, dont tell» es una ley discriminatoria, un 66% de los encuestados reconoce que efectivamente lo es, frente a un 31% que niega que se trate de una discriminación. Parece que hay un margen de personas, por tanto, a los que no les importa defender una posición que ellos mismos admiten como discriminatoria…

Comentarios
  1. lol
  2. Neurófilo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.