"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

El novio de Guido Westerwelle, en el punto de mira por la supuesta utilización en beneficio propio de su relación de pareja

¿Ser lo que últimamente se ha dado en llamar «gay de derechas» protege contra la homofobia? Eso debió pensar Guido Westerwelle, vicecanciller y ministro de Asuntos Exteriores en el Gobierno de coalición alemán entre democristianos y liberales. Ariete ultraliberal, alejado de cualquier iniciativa que pudiera percibirse como comprometida con los derechos LGTB (su actitud propició incluso la campaña «Gays against Guido»), Westerwelle observa sin embargo como la visibilidad de su relación de pareja con un exitoso empresario le pasa una inesperada factura…
 
Y es que Westerwelle no ha dudado en viajar acompañado de su pareja, el empresario Michael Mronz, a diversos viajes oficiales al exterior. Algo que, de ser heterosexual y hacerse acompañar por su esposa no sería noticiable, pero que en su caso es escrutado con detalle por prensa y políticos de diversas tendencias. Y aunque Mronz ha aclarado que el coste de los gastos corre de su propio bolsillo, y que parte de su tiempo lo emplea en actividades benéficas ligadas a la ONG alemana en defensa de la infancia «Ein Herz für Kinder», medios de su país le acusan directamente de utilizar los viajes en beneficio propio. Organizador de eventos deportivos, Mronz ha sido acusado, por ejemplo, de haber utilizado su reciente gira por América Latina para hacer negocios, algo que él ha negado. Westerwelle ya ha anunciado que su pareja no le acompañará en su próximo viaje a Sudáfrica, próximo organizador del Campeonato Mundial de Fútbol, para no despertar sospechas, al tiempo que la canciller Ángela Merkel se ha visto obligada a salir en su defensa.
 
Pese a que existan sospechas razonables de que el séquito de empresarios que, además de su propia pareja, suele acompañar a Westerwelle en sus viajes resulta excesivamente próximo tanto a su persona como a su partido, no podemos evitar pensar que el asunto difícilmente estaría en primera plana de los medios de haberse tratado de un ministro heterosexual casado o -incluso- de un ministro gay que no se hubiera empeñado en comportarse como uno heterosexual a la hora de visibilizar a su pareja.
 
Lo cierto es que tanto la popularidad de Westerwelle como la de su partido están en declive tras los excelentes resultados cosechados hace sólo unos meses, mientras que sus socios de Gobierno democristianos, entre los cuales Westerwelle cuenta con no pocos enemigos, parecen aguantar mucho mejor.

Comentarios
  1. Ozores

Responder a Ozores Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.