"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Argentina celebra el Día del Orgullo LGTB con la vista puesta en la discusión sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo

La conmemoración del Día del Orgullo LGTB tiene un especial significado en Argentina, país en el que la ley de matrimonio entre personas del mismo sexo, que ya recibió el visto bueno de la Cámara de Diputados, se encuentra en estos momentos en discusión por el Senado. Las fuerzas entre partidarios y opositores a la ley están muy ajustadas y cada voto vale su peso en oro…

Por lo pronto, este lunes se celebra frente al Congreso un acto a favor en el que intervienen diversos artistas, como Fito Páez, Pedro Aznar, Julia Zenko o Vicentico. También está prevista la intervención de Alex Freyre y José María DiBello, la primera pareja gay casada en Argentina por mandato judicial.

El pensamiento de todos estará, sin duda, en las deliberaciones que tienen lugar en estso momentos en la Comisión de Legislación General del Senado, cuya presidenta, Liliana Negre de Alonso, es una furibunda opositora al derecho de gays y lesbianas a contraer matrimonio. Negre de Alonso, en un intento de hacerse con el voto de los senadores de las provincias más conservadoras, ha llegado a decir que la ley de matrimonio entre personas del mismo sexo es una imposición de la capital al resto del país por razones turísticas. «Buenos Aires ser la capital gay del mundo y quieren atropellarnos a las provincias argentinas como si la República Argentina fuese solamente la ciudad de Buenos Aires», ha dicho…

Si la ley recibe el dictamen de mayoría el próximo 6 de julio, pasará al pleno del Senado, que previsiblemente la vote el 14 de julio. Podría suceder, además, que en lugar de rechazarla frontalmente los opositores al matrimonio intentaran reconvertirla a una ley de uniones civiles. Las espadas, en cualquier caso, siguen en alto.

Se celebró séptimo matrimonio entre personas del mismo sexo

Pese a que en estos momentos la lucha por el matrimonio entre personas del mismo sexo en Argentina se centra en la vía legislativa, no podemos olvidar que la vía judicial sigue en marcha. La pasada semana se celebró la que es ya la séptima boda. Carolina Pérez, psicóloga de 37 años, y Verónica Dessio, abogada de 39 contrajeron matrimonio en el Registro Civil de La Plata después de recibir la correspondiente autorización judicial. Se trata además de la primera boda homosexual en la provincia de Buenos Aires (no confundir con la ciudad autónoma de Buenos Aires, en la que ya se han celebrado previamente varias bodas).

Desde que el pasado diciembre Alex Freyre y José María DiBello hicieran historia al convertirse en la primera pareja gay casada de la historia argentina, ya son siete las parejas del mismo sexo que han hecho lo propio, al sumarse la boda de Carolina y Verónica a las seis anteriores.

El propio Tribunal Supremo de la nación deberá pronunciarse, antes o después, sobre los casos que ya le han sido remitidos (uno de ellos, el de la propia presidenta de la FALGBT -Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans-, María Rachid).

Varios obispos, partidarios de convocar un referéndum

Varios obispos argentinos se inclinarían por pedir la convocatoria de un referéndum sobre el tema. Una reivindicación que sin embargo no ha sido oficiamente asumida por la Conferencia Espiscopal Argentina, y que ya ha sido rechazada por el colectivo LGTB. «Los derechos humanos no se plebiscitan», ha indicado con rotundidad Alex Freyre, uno de los integrantes del primer matrimonio gay de Argentina.

Por su parte, dos obispos (el de San Justo, Baldomero Carlos Martini, y su obispo auxiliar) enviaron una carta al vicepresidente argentino Julio Cobos, presidente del Senado, en el que menosprecian las relaciones de pareja entre personas del mismo sexo calificándolas de meros «afectos». «El afecto que puedan guardarse entre sí los convivientes homosexuales, no les da derecho a ninguna regulación legal. Lo contrario implicaría una injusticia intolerable, ya que los únicos afectos protegidos por la ley serían los de los ciudadanos homosexuales; y esto frente a amores mucho más generosos, intensos y creativos como los de los esposos, padres, hijos y hermanos. Estaríamos frente a una mayúscula discriminación injusta. Tan irracional como intolerable», manifiestan…

Veces compartido
Comentarios
  1. Neurófilo
  2. Miguel Galavís
  3. Graciela
  4. Alber-journal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido