"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

La homofobia extrema de Pío Moa lleva a Jiménez Losantos y a otros colaboradores de Libertad Digital a responderle

La enfermiza homofobia de Pío Moa no es ninguna sorpresa para los lectores de dosmanzanas. Moa lleva años expresando sin cortapisas su odio hacia las personas homosexuales en su blog de Libertad Digital, el diario digital de Federico Jiménez Losantos. Sin embargo, Moa ha llegado a extremos tales que tanto Losantos como otros colaboradores de ese medio se han visto obligados a responderle. Por su curiosidad nos hacemos eco de la polémica…

El inicio de la polémica

La polémica se remota al 8 de julio, cuando Moa, el que fuera terrorista de los GRAPO reconvertido en pseudohistoriador de cabecera de la extrema derecha sociológica, publica una entrada en su blog titulada “Soy homófobo, naturalmente”. En ella, Moa, tras afirmar que tiene amigos homosexuales –“Tengo amigos o conocidos que lo son y no se me ocurre juzgarlos a partir de su desgracia – pues sin duda lo es–, máxime teniendo en cuenta que a todos nos toca alguna o algunas desgracias en la vida”- se lanza a enumerar los ya típicos argumentos homófobos a los que estamos acostumbrados (“mafía rosa”,”repulsiva mamarrachada del día del orgullo gay, que además nos obligan a pagar a todos”, etc.).

Respuestas a Moa

Nada nuevo, si no fuera porque en esta ocasión José María Marco, otro de los colaboradores de Libertad Digital, le responde de una forma bastante sensata. ” Eso de que tiene amigos o conocidos (homosexuales), ¿quiere decir que Moa obvia en su relación con ellos cualquier referencia a esta parte fundamental, afectiva y amorosa, de la vida de esos mismos amigos suyos?”, escribe Marco. “Por otro lado, ¿por qué ser homosexual es ‘sin duda’ una desgracia? La homosexualidad podrá ser o no una ‘desgracia’ según las circunstancias de la vida de la persona homosexual. En cambio, lo que es una desgracia auténtica, sin paliativo alguno, es ejercer la discriminación. Más aún que una desgracia, la discriminación es una tara -muchos diríamos un pecado- para quien la ejerce”, continúa.

Moa responde a Marco dejando bien clara (una vez más) su opinión. “La homosexualidad, en relación con la sexualidad normal, es una desgracia, como la cojera, la escasa inteligencia, la miopía etc. etc. Desgracias mayores o menores, nadie deja de padecer una o muchas, pero, por suerte, no son determinantes, salvo casos extremos. La vida humana se define, en gran medida, por el modo como se afrontan y superan las desgracias. Unos homosexuales superan la suya muy bien, y otros no. Para comprobar lo último basta ver la mala carnavalada del ‘orgullo gay’, tanto en el espectáculo innoble que dan de sí como en la pretensión de hacer de su defecto una virtud, un motivo de orgullo”, escribe.

Otro colaborador de Libertad Digital, Albert Esplugas, critica también las palabras de Moa. “La cojera y la miopía son una desgracia porque el cojo y el miope desearían no serlo. Pero no conozco a ningún homosexual que desearía no serlo (aunque algunos hay), quizás porque generalmente no somos capaces de desvincular nuestra identidad de nuestra orientación sexual. Un cojo puede imaginarse a sí mismo sin cojera, pero es más difícil que un homosexual o un heterosexual pueda (o quiera) imaginarse a sí mismos de otro modo. Sin duda hay homosexuales que sufren por su condición, pero normalmente es resultado de la intolerancia de su entorno. Su desgracia no es ser homosexual, sino estar rodeado de gente prejuiciosa que no los acepta como son”, escribe, de una forma bastante razonable, Esplugas. Moa responde a Esplugas distinguiendo entre “homosexualidad” y “homosexualismo”. “El homosexual razonable no hace de su condición sexual el centro de su personalidad y de su vida, acepta su realidad si cree que no puede cambiarla, y la lleva con discreción, ya que se trata de un asunto íntimo, como debieran hacer también los heterosexuales, aunque hoy se procura ya desde la escuela destruir los sentimientos de pudor y otros parecidos. El homosexualista, más consciente que nadie de su desgracia, en lugar de asumirla intenta grotescamente convertirla en motivo de orgullo”, escribe.

Losantos tercia en la polémica

Finalmente, el propio Jiménez Losantos tercia en la polémica con dos columnas. En una de ellas escribe que “no se trata de si es bueno cojear o no cojear. Se trata de que un cojo no sea discriminado por el hecho de serlo, ni sea objeto de burlas en la escuela”. “Si ‘normalidad’ significa imposición de una ‘norma’ sobre la voluntad y el derecho del individuo, estamos normalizando la tiranía”, añade.  “Claro que la homosexualidad ‘con discreción’ nos evitaría todos los problemas. La máxima discreción, el pudor absoluto sería ocultar no sólo la homosexualidad sino nuestra orientación sexual. Así no habría problemas, ni aquí ni en Irán, pero ¿en qué quedaría entonces la libertad?”, escribe.

Losantos dedica una segunda columna al tema, en el que defiende que no todos los “lobbys gays” son iguales (de hecho expresa su simpatía por el colectivo COLEGAS), explica que él mismo se opuso en su momento al matrimonio entre personas del mismo sexo pero no por considerar que la homosexualidad fuera una condición anormal –“yo siempre he defendido que no se llamase matrimonio al gay por lo que tiene de ofensa innecesaria a la tradición cristiana y a la familia que conocemos y en la que hemos nacido. Y en tiempos de Aznar pudo haberse resuelto: el proyecto estaba casi hecho y prácticamente en la mesa del Consejo de Ministros, y era un tipo de unión civil para homosexuales que garantizaba los mismos derechos que los que tienen los contrayentes en los matrimonios civil y religioso. Al final, le salió a Aznar la vena machota e ignorante y dejó para los que vinieran la regulación. No vino Rajoy, vino Zapatero y ha pasado lo que no debía haber pasado”-, escribe, y finalmente, desde su condición de no creyente, critica la posición de la iglesia católica respecto a la sexualidad.

Veces compartido
Comentarios
  1. Alber
  2. DexterMorgan
  3. Rafarodriguez
  4. Lobogrino
  5. Timoshenko
  6. qwerty
  7. Ave
  8. Ave
  9. carlosmlg
  10. Ave
  11. Deliranta Rococó
  12. veritas
  13. Ozores
  14. kampe25
  15. fernando1984
  16. Carlos Alberto Biendicho López
  17. lol
  18. Ave
  19. fernando1984
  20. .teri
  21. Carlos Alberto Biendicho López
  22. rodrigo
  23. testigo
  24. DexterMorgan
  25. Charlie
  26. Ozores
  27. Ave
  28. Ave
  29. zarevitz
  30. zarevitz
  31. qwerty
  32. DexterMorgan
  33. .teri
  34. Charlie
  35. Anarres
  36. pon
  37. Timoshenko
  38. zapatovk
  39. agustin
  40. Antonio Ortega
  41. frantic
  42. Antonio Ortega
  43. Carrington
  44. Crasamet
  45. Antonio Ortega
  46. Diego
  47. Otro Victor
  48. Facu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido