"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Una tarde con José Ignacio Pichardo

Desayuno en Urano

Quedo con José Ignacio Pichardo (flamante finalista de nuestro premio de ensayo 2009) una de esas eternas tardes de finales de verano en una cafetería «de abuelas» con preciosas vistas del centro de Madrid. «Mira, se ve el campo», me dice Pichardo, que está tan vivo que las personas que nos rodean parecen peces en un acuario de mercurio. Habla y no para. Hablamos y no paramos. Prefiero no recordarle cómo le conocí: en una concentración de protesta frente a la Estación Príncipe Pío donde había sido agredido pocos días antes por ir de la mano con su novio. Él tampoco hace mención a eso porque seguro que no se acuerda de mí: había allí tanta gente demostrándole su cariño… Leí que su novio había escrito en su mano «te quiero» con un rotulador, por si despertaba en el hospital y no recordaba por qué estaba allí, que supiera que había alguien que le amaba.

El caso es que nos pusimos a hablar, y hablamos tanto y tan rápido que los camareros nos miraban preocupados por si éramos un par de terroristas planeando un atentado. Pero hablábamos de lo que a Pichardo le ha preocupado siempre: la homofobia. Del acoso escolar, de los adolescentes. Si algún día en este puto mundo se acaba la homofobia, los insultos y las agresiones, será porque personas como José Ignacio llevan toda la vida explicando, escribiendo, recopilando, investigando, contando y denunciando. Prueba de ello es el estudio Adolescentes ante la diversidad sexual. Homofobia en los centros educativos (Los libros de la catarata, 2009), realizado por Pichardo en colaboración con otros investigadores, que es el resultado de un proyecto llevado a cabo en Institutos de Coslada y San Bartolomé de Tirajana, en colaboración con los Ayuntamientos de dichas localidades. El libro expone y analiza los resultados de una encuesta (respondida por casi 5.000 adolescentes) y que, si bien parecen resultar alentadores (dos tercios de los adolescentes se muestras respetuosos con la diversidad sexual) esconden un grandísimo tercio de adolescentes homófobos que son los que imponen su ley frente a la pasividad de la mayoría, en ese «territorio comanche de la homofobia» que son los centros educativos. Resulta impactante leer los violentísimos comentarios añadidos a las encuestas («¡Muerte!»), o las reticencias mostradas por miembros del profesorado de los centros (alguno llega a temer que los chicos se vuelvan homosexuales por hacer la encuesta, ¿en manos de quién está nuestra juventud?) Tras una introducción general sobre la homofobia y un panorama de la situación actual de los adolescentes, nos adentramos en los resultados del estudio y aprendemos sobre el conocimiento (o desconocimiento, más bien) de la realidad LGTB que tienen los chavales que dentro de pocos años estarán decidiendo nuestro futuro desde concejalías, alcaldías o escaños parlamentarios. Y el dolor que esto causa en los estigmatizados (que, como bien explica el libro, no tienen por qué ser población LGTB necesariamente): dos tercios de ellos han sufrido insultos, más de la mitad burlas y comentarios, y uno de cada cinco, golpes, palizas, etc. Espantoso. Luego vienen los suicidios y nos preguntamos las causas. A los docentes que nos leéis van dirigidas una serie de recomendaciones. No toda la responsabilidad es vuestra, obviamente, pero hay mucho en vuestras manos.

Siguiendo con libros en los que colabora Pichardo, Cómo educar en la diversidad afectiva, sexual y personal en Educación Infantil (Los libros de la catarata, 2010), coordinado por Mercedes Sánchez Sáinz, ofrece una serie de materiales didácticos que reflejan esa diversidad: cuentos, dibujos, actividades que ayudan a los alumnos a fomentar el respeto por la diversidad de orígenes, cuerpos, familias, formas de amar, el gusto por su propio cuerpo, la expresión de afectos de forma natural, el desarrollo igualitario de niños y niñas, el respeto por todas las profesiones sin asociarlas al sexo… El libro es un encanto, lleno de dibujos para fotocopiar o calcar con hombres gordos y calvos, gafotas, niños negros, mujeres con pantalones, inseminaciones, adopciones, familias diversas… como la vida misma. Análogamente Cómo educar en la diversidad afectivo-sexual en los centros escolares. Orientaciones prácticas para la ESO (misma coordinadora y editorial), ofrece ideas prácticas acerca de cómo combatir la homofobia y el sexismo desde las aulas de secundaria: filmografía LGTB para adolescentes, literatura juvenil, libros de autoayuda y una serie de unidades didácticas que tocan temas como la evolución de la realidad LGTB en nuestro país y el mundo, la detección de la homofobia en los centros, y ayudan a tomar conciencia de qué es la diversidad sexual, la orientación sexual y respetarla, conocer la diversidad familiar, la construcción social del género, etc. Suponemos que próximamente habrá un nuevo libro para el bachillerato.

Acabamos el café y dejo a Pichardo marcharse, pero antes me recomienda Homo baby boom. Le hago caso, obviamente.

Otros libros en Desayuno en Urano
elputojacktwist@gmail.com

Veces compartido
Comentarios
  1. elputojacktwist

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido