"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Estambul celebra su Orgullo LGTB en un clima social difícil

Un año más, los activistas turcos celebraron en Estambul su Orgullo LGTB. El ambiente transcurrió como en otros lugares del mundo: banderas multicolores, charangas y todo lo que una celebración así conlleva; sin embargo, durante la manifestación, los asistentes tapaban sus rostros para no ser reconocidos por las cámaras. Kaptain Bear (apodo) asegura que «en el año 2009 fueron sólo 200 personas y que la policía los acorraló con tanquetas. Este año han asistido 5000 personas y poco a poco la gente va perdiendo el miedo, aunque aún queda mucho por hacer».

Es innegable que Turquía ofrece mucha más libertad a los homosexuales que cualquier otro país musulmán, pese a ello, este colectivo sigue sufriendo problemas de discriminación y violencia. Según un reciente estudio de la Universidad de Bahçesehir, a un 60% de los turcos no le gustaría tener un vecino homosexual. Este prejuicio aumenta en los barrios tradicionales de las grandes ciudades y en las zonas rurales del país, donde la presión social hace que las familias encierren o asesinen a sus parientes homosexuales.

Según Amnistía Internacional, que hace pocos días hizo público un informe sobre la situación de las personas LGTB en Turquía, 16 personas LGTB fueron asesinadas en 2010 en ese país por su orientación sexual o identidad de género. Se sospecha que estas cifras sean mayores que las que aparecen en los periódicos; además de esto, el Gobierno se ha negado a facilitar datos a esta organización, muestra del poco interés que manifiesta por erradicar este tipo de violencia. El informe de Amnistía Internacional (que puedes descargar, en formato PDF, pinchando aquí), también culpa a una serie de políticos de alentar a la homofobia.

La situación empeora en el caso de las mujeres transexuales, repudiadas por su familias y obligadas a ejercer la prostitución. A diario son detenidas bajo la acusación de alteración del orden público y llevadas a comisaría donde son torturadas y vejadas. En Turquía no existe ninguna ley que criminalice la prostitución, pero tampoco existe ningún marco de protección legal, lo que las deja desamparadas. Hace un año nos hacíamos eco, sin ir más lejos, de la agresión a un grupo de activistas transgénero del colectivo Pembe Hayat.

Es por eso que los activistas turcos reclaman una legislación que proteja a las personas LGTB. Una legislación que en cualquier caso llegara tarde, por ejemplo, para Ahmet Yildiz, asesinado tras declarar su homosexualidad a su familia. Su pareja insiste: «una legislación que nos proteja evitará que más jóvenes acaben en la morgue. Evitará que sus cuerpos se queden ahí, esperando a que alguien los recoja porque sus familias tienen vergüenza de enterrarlo, como le pasó a mi Ahmet».

Veces compartido
Comentarios
  1. Pako

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido