"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Un estudiante gay estadounidense cuenta como su propio padre lo sometió a torturas para volverlo heterosexual

Samuel Brinton, estudiante universitario estadounidense, ha descrito en una entrevista los malos tratos que recibió de su propia familia durante su adolescencia por ser gay. Entre otras torturas, Samuel fue golpeado, quemado y sometido a descargas eléctricas por su padre, un misionero baptista, con el objeto de «volverle heterosexual». Su madre llegó a decirle que no volvería a quererle hasta que así fuera.

A los doce años, un inocente Samuel le contó a su padre que se sentía más atraído por su mejor amigo que por las modelos de Playboy. Este le dio tal paliza que necesitó asistencia hospitalaria. Su padre también le dijo que era el único homosexual que quedaba en el país, y que cuando el Gobierno se enterara lo buscaría y lo mataría. Fue el inicio de una serie de palizas (Samuel ingresó en el hospital hasta seis veces, aunque la familia siempre contaba a los médicos que las lesiones eran accidentales) y otras torturas físicas cuyo objeto era «volver heterosexual» al joven. Fue, por ejemplo, sometido a quemaduras y obligado a  sostener cubitos de hielo mientras observaba fotos de hombres abrazándose con la intención de hacerle repudiar el sexo homosexual. Lo peor llegó, sin embargo, cuando fue sometido durante un mes a descargas eléctricas mediante electrodos que le colocaron en los dedos mientras le obligaban a contemplar porno gay.

Samuel Brinton llegó a considerar seriamente la posibilidad de quitarse la vida, aunque afortunadamente no lo hizo y prefirió fingir ante sus padres que efectivamente se había vuelto heterosexual. No fue hasta que se marchó de casa para ir a la Universidad que les desveló la verdad. Su padre le dijo que no volviera jamás a pisar su casa. Así ha sido desde entonces. Pese a todo, el joven no pierde la esperanza de sus padres lleguen algún día a aceptarlo tal como es. «He intentado llamarles muchas veces (…) La última vez me dijo que me dispararía si me atrevía a cruzar otra vez la puerta», ha contado.

Samuel Brinton ha sido ahora entrevistado como parte de un proyecto denominado I’m From Driftwood, que busca recoger testimonios de personas LGTB a lo largo y ancho del mundo. Puedes ver la entrevista en YouTube (en inglés) pinchando aquí.

Comentarios
  1. Matías
  2. Mantis Laica
  3. Guillermo
  4. Pako
  5. Carrington
  6. Ookami Neko
  7. Timoshenko
  8. lola perianes
  9. Guillermo
  10. Senfi
  11. @cohen_el_barbar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.