"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Reglamento médico del Ejército chileno considera la homosexualidad una perversión psiquiátrica

Nuevos datos ponen de manifiesto que la discriminación contra las personas LGTB en las Fuerzas Armadas de Chile va más allá de los denunciado hace días. Si entonces se conocía la existencia de una instrucción interna del Ejército de Tierra que ordenaba prescindir de homosexuales, testigos de Jehová y personas de bajo nivel social y económico, rechazada por el ministro de Defensa y por el propio comandante en jefe de dicho Ejército, ahora ha trascendido que el Reglamento de Medicina Preventiva de las Fuerzas Armadas, aplicable en todos sus cuerpos, considera ha homosexualidad una perversión psiquiátrica.

El reglamento ha sido denunciado públicamente por el MOVILH (Movimiento de Integración y Liberación Homosexual), que considera el hecho «de gravedad extrema”. Se trata del Reglamento de Medicina Preventiva de las Fuerzas Armadas DNL-928, dictado el 14 de julio de 1982, y cuya última actualización (según la página web de la Fuerza Áerea de Chile) data de julio de 2010. Dicho reglamento controla el ingreso a todos los servicios de las Fuerzas Armadas, incluidos los procesos de selección de los alumnos de sus diversas escuelas, estableciendo variadas causas de rechazo.

El documento establece en su artículo 89 que “para la investigación de enfermedades psiquiátricas, el médico investigador orientará su investigación hacia los antecedentes personales, familiares y sintomatología de enfermedades psicóticas endógenas, enfermedad psicopática, debilidad mental, traumatismos cerebrales, epilepsia, adicciones (alcohol, droga, etc), perversiones sexuales”, indica. Pero es el artículo 101 el que detalla las causas psiquiátricas de rechazo: “psicosis endógenas, reacciones psicóticas, personalidades psicopáticas, debilidades mentales, cuadros orgánicos cerebrales, epilepsias en todas sus formas, farmacodependencias, alteraciones o perversiones sexuales”, señalando entre estas últimas el “homosexualismo, lesbianismo, voyerismo e exhibicionismo”.

“Estamos por tanto en presencia de una política institucionalizada de discriminación que es un vergüenza nacional e internacional. Aquí las Fuerzas Armadas y el Estado no se pueden esconder tras responsabilidades individuales. Deben asumir que ha habido una política institucional que denigra a las personas sobre la base de su orientación sexual y cuya responsabilidad directa es de los altos mandos”, ha expresado el MOVILH, que ha dirigido además una carta al ministro de Defensa en la que exige la derogación inmediata de todo componente discriminatorio del DNL-928, que se explique de que modo ha sido aplicado hasta el momento y sobre todo que de una vez por todas se ordene a todas las ramas de las Fuerzas Armadas revisar todos sus reglamentos y adecuarlos a los principios de la recientemente aprobada ley contra la discriminación (la ya conocida como «Ley Zamudio», en recuerdo al joven gay asesinado hace unos meses por un grupo de neonazis).

Veces compartido
Comentarios
  1. Diego
  2. DexterMorgan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido