"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Las elecciones en Estados Unidos, en segunda lectura: excelentes resultados para la causa del matrimonio igualitario

Conforme se van conociendo más detalles de la pasada jornada electoral estadounidense, más claro resulta que fue un día histórico para la causa LGTB, al menos por lo que al matrimonio igualitario se refiere. No solo se sumaron tres estados más a la lista de los lugares en los que ya es posible que las parejas del mismo sexo se casen (Maine, Maryland y Washington) y se batió el récord de visibilidad LGTB en el Congreso de Estados Unidos, sino que los resultados consolidan ese derecho en Iowa y New Hampshire, dos estados en los que todavía se debatía una posible marcha atrás, y abren nuevos escenarios en Illinois, Rhode Island, Delaware, Nueva Jersey o la propia California…

En Iowa…

En Iowa el Partido Demócrata mantiene la mayoría en el Senado del estado, lo que por el momento bloquea cualquier posibilidad de dar marcha atrás. El estado de Iowa legalizó el matrimonio entre personas del mismo sexo por decisión de su Corte Suprema, pero la mayoría republicana en la Cámara de Representantes del estado votó a principios de 2011 a favor de enmendar su Constitución y burlar así la decisión de la Corte. El procedimiento de reforma de la Constitución de Iowa es sin embargo muy garantista, ya que antes de llevar la decisión a referéndum es necesaria la aprobación tanto por el Senado como por la Cámara de Representantes del estado y por dos legislaturas consecutivas. Los demócratas ya advirtieron en 2011 que mientras ellos siguieran controlando el Senado el tema no sería discutido por esta cámara. El resultado del pasado martes, por tanto, garantiza al menos dos años más de tranquilidad.

Otro resultado importante en Iowa ha sido el fracaso de la recusación como juez de la Corte Suprema del estado de David Wiggins, uno de los siete jueces que de forma unánime fallaron en 2009 a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo. Estos jueces han sido objeto de una fortísima campaña de descrédito por parte de los grupos homófobos, que ya consiguió que tres de ellos no superaran el veredicto de las urnas en 2010 (los otros tres no se someterán a voto hasta 2016). El hecho de que Wiggins haya mantenido ahora su puesto supone un importante punto de inflexión y envía una poderosa señal a los jueces de otros estados en los que puedan darse situaciones similares: apoyar el matrimonio igualitario ya no supone, necesariamente, un hándicap.

En New Hampshire…

En New Hampshire, tras las elecciones de noviembre de 2010, los republicanos se alzaron con el control de sus dos cámaras legislativas, y prometieron revisar la ley de matrimonio igualitario sexo aprobada en junio de 2009 por la anterior legislatura, de mayoría demócrata. Y efectivamente llevaron a votación una posible derogación de la ley a la Cámara de Representantes del estado, si bien parte de los propios republicanos hicieron fracasar el intento (que contaba con una amplísima oposición en las encuestas) en marzo de 2012.

Aún así, los opositores al matrimonio igualitario anunciaron entonces que no daban la batalla por perdida y que volverían a intentarlo en el futuro. Tras las elecciones del martes esto resulta ya imposible, porque los demócratas han recuperado la mayoría en la Cámara de Representantes del estado.

En Illinois…

Illinois es sin duda uno de los más importantes candidatos a sumarse a la ola de igualdad. A principios de este mismo año los tres representantes abiertamente homosexuales (Kelly Cassidy, Greg Harris y Deborah Mell) presentaron un proyecto de ley de matrimonio igualitario, poco más de un año después de que las cámaras legislativas del estado aprobaran una ley de uniones civiles.

El proyecto no se ha llegado a discutir, pero tras las elecciones de pasado martes los demócratas han conseguido una mayoría aún más fuerte que la que tenían en las dos cámaras del estado. Los tres representantes abiertamente homosexuales han renovado su escaño e incluso se les ha unido un cuarto (Sam Yingling), lo que refuerza las posibilidades de Illinois de unirse al club de los estados con matrimonio igualitario.

En Rhode Island…

Tras el triunfo en Maine, Rhode Island queda ya como el único de los estados de la región histórica de Nueva Inglaterra en no permitir a las parejas del mismo sexo contraer matrimonio. En este pequeño estado son los demócratas conservadores los que impidieron en abril de 2011 que se discutiera el tema. Como «consolación», los demócratas aprobaron semanas después una ley de uniones civiles entre personas del mismo sexo con la oposición de numerosas organizaciones LGTB, que la vieron como un mal sucedáneo del matrimonio.

Las elecciones del martes mantienen la mayoría demócrata en ambas cámaras, pero sobre todo parecen haber aumentado la proporción de legisladores demócratas a favor del matrimonio igualitario. Si a ello se une el nuevo escenario político, resulta comprensible que ya se esté hablando de un nuevo intento de promover la igualdad matrimonial a lo largo del próximo 2013. La iniciativa contaría además con el apoyo del Gobernador Lincoln Chafee, un independiente abiertamente pro-LGTB.

En Delaware…

Sin sorpresas en Delaware, donde la mayoría en las dos cámaras legislativas del estado siguen en manos demócratas, y donde el Gobernador (también demócrata) Jack Markell ha sido reelegido por amplia mayoría. Markell, no olvidemos, adelantó hace varios meses la presentación de un proyecto de matrimonio igualitario con vistas a su aprobación en 2013.

En este caso, el éxito del referéndum en el vecino Maryland, estado con el que está estrechamente relacionado, sin duda contribuye a reforzar las expectativas.

En Nueva Jersey…

En Nueva Jersey no hubo elecciones locales el pasado martes, pero se trata de un estado en el que la discusión sobre el matrimonio igualitario se encuentra en un momento muy especial. Las cámaras legislativas del estado aprobaron en febrero una ley de matrimonio entre personas del mismo sexo que fue vetada por el gobernador, Cristopher Christie (una de las figuras en alza del Partido Republicano, de quien se llegó a hablar como posible candidato a vicepresidente). La batalla, sin embargo, no está aún perdida: el funcionamiento parlamentario de Nueva Jersey permite que hasta enero de 2014 haya tiempo para levantar el veto, para lo cual es necesario reunir tres quintos de los votos en las dos cámaras.

Sería necesario sumar tres votos más en el Senado (hasta llegar a 27 de 40) y 12 en la Asamblea (hasta llegar a 54 de 80), un objetivo que ya antes de las elecciones del martes era visto como «posible» por los activistas LGTB. El nuevo escenario abierto con la aprobación de los referéndums y el excelente resultado cosechado por Barack Obama en el estado (más de 17 puntos de diferencia sobre Romney) hace pensar que ahora quizá es algo más fácil.

En California…

Por lo que se refiere a California, la prohibición a las parejas del mismo sexo de contraer matrimonio en ese estado (Proposición 8, aprobada en referéndum hace cuatro años) ha sido ya declarada inconstitucional por la justicia federal. El asunto está solo pendiente de una decisión del Tribunal Supremo de Estados Unidos, que puede decidir no admitir a trámite el recurso de los contrarios al matrimonio igualitario (lo que supondría la inmediata reanudación de las bodas en California) o entrar a discutirlo, lo que tendría consecuencias (en un sentido u  otro) a nivel nacional.

No son pocos los analistas que ya antes de las elecciones apostaban que el Supremo preferiría desembarazarse de la patata caliente, no admitir a trámite el recurso y postponer para años venideros una discusión de fondo con implicaciones nacionales. Ahora esta solución de compromiso parece aún más probable. Ello convertiría a California en el siguiente estado en permitir el matrimonio igualitario.

Y en Colorado, también avances

Terminamos esta entrada hablando de Colorado, un estado en el que a día de hoy la aprobación de una ley de matrimonio igualitario se antoja lejana (sería necesario para ello derogar la enmienda a la Constitución del estado aprobada en 2006 por el 56% de los votantes) pero en el que los demócratas se han hecho con el control de las dos cámaras del estado (hasta ahora solo controlaban el Senado). Todo apunta, por tanto, a que será posible aprobar por fin la ansiada ley de uniones civiles, que la entonces mayoría republicana en la Cámara de Representantes del estado bloqueó en abril de 2011 tras su aprobación por el Senado demócrata.

Por cierto que Mark Ferrandino, abiertamente gay y hasta ahora lider de la minoría demócrata, será el nuevo speaker de la Cámara de Representantes de Colorado. Ferrandino se convierte en el tercer hombre abiertamente gay en ocupar un puesto así, junto a John Pérez (en California) y Gordon Fox (en Rhode Island). Los tres pertenecientes al Partido Demócrata.

Veces compartido
Comentarios
  1. Nico
  2. Nazareno
  3. Nazareno
  4. Nazareno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido