"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Italia: la Corte Suprema argumenta que oponerse a que las parejas del mismo sexo tengan hijos es «un mero prejuicio»

Histórica sentencia de la Corte Suprema de Casación italiana, que ha rechazado el recurso de un hombre que había solicitado que le fuera retirada a su exesposa la custodia del hijo que tienen en común porque esta ha iniciado una convivencia con otra mujer. La más alta jurisdicción italiana considera infundados los argumentos presentados y califica de «mero prejuicio» afirmar que pueda ser perjudicial para el desarrollo equilibrado de un niño el que este sea criado por una familia homoparental. La sentencia, que ha desatado un tsunami de reacciones en Italia, se une a una serie de recientes decisiones judiciales que están abriendo el amino hacia el reconocimiento legal de las parejas del mismo sexo en el único gran país de la Unión Europea que aún no les reconoce derecho alguno.

En marzo de 2012 la Primera Sección civil de la Corte Suprema de Casación italiana presidida por la jueza Maria Gabriella Luccioli emitía una histórica sentencia en la que se afirmaba que los componentes de una pareja homosexual tienen “derecho a una vida familiar”,  a “vivir libremente una condición de pareja” y que deben beneficiarse de un “trato homogéneo al que la ley asegura a la pareja casada”. Ahora, esta misma sección de la Corte Suprema italiana ha escrito de nuevo una página importante en la historia de la lucha para el reconocimiento de la igualdad de derechos de las personas LGTB en Italia al defender el derecho de las parejas del mismo sexo a criar hijos.

La Corte Suprema ha fallado ante la solicitud presentada por un hombre (del que se conocen solo las iniciales, E.T.S) residente en la localidad de Brescia, al norte de Italia, ya separado de la que fue su esposa (de la que también se conocen solo las iniciales, I.B.) y cuyo hijo en común vive actualmente con su madre y la pareja de esta, otra mujer. En su recurso el hombre recurría contra la decisión por la que en julio de 2011 un tribunal de apelación de Brescia concedió la custodia en exclusiva a la madre, y solicitaba que le fuera retirada la custodia del menor porque  crecer en una familia homoparental podía tener «repercusiones negativas en el niño”. En su recurso el hombre se amparaba, entre otros, en el artículo 29 del Titulo II de la Constitución italiana, que define la familia como una “sociedad natural fundada sobre el matrimonio«. Es, sin duda, el artículo preferido de los homófobos italianos, y que citan continuamente para defender la inconstitucionalidad del matrimonio igualitario, pese a que el propio Tribunal Constitucional italiano ya falló en 2010 sobre el tema dejando en manos del Parlamento la decisión de aprobar o no el matrimonio igualitario.

Ahora la alta corte ha rechazado el recurso afirmando que «se da por cierto algo que en realidad no está demostrado», subrayando además que el demandante no ha presentado evidencia alguna del carácter dañino del entorno familiar actual del pequeño. «No hay evidencias científicas ni datos concretos, sino el simple prejuicio de que es dañino para el desarrollo equilibrado del niño el hecho de vivir en una familia formada por una pareja homosexual«. El hombre, de religión musulmana, se amparaba también en su fe, pero el tribunal ha desestimado también este argumento.

Puedes descargar el texto íntegro de la sentencia pinchando aquí.

Reacciones

Como cabía esperar, la sentencia ha desatado toda una ola de reacciones en Italia, un país que se encuentra actualmente en pleno proceso electoral. Dos de los candidatos abiertamente LGTB del Partido Democrático en las próximas elecciones, Paola Concia e Ivan Scalfarotto, se han felicitado por los argumentos utilizados, al igual que el círculo de cultura homosexual Mario Mieli, que ha subrayado que la sentencia “no podrá ser negada o falsificada» y que «entierra de un solo golpe la ignorancia de los políticos que repiten falsedades sobre las familias homoparentales”. También la asociación Certi Diritti ha celebrado lo ocurrido y ha pedido a los futuros parlamentrios que tomen nota y reconozcan de una vez los derechos de la comunidad LGTB.

Desde las filas de la derecha, Maurizio Gasparri -senador del Pueblo de la Libertad, PdL, el partido de Silvio Berlusconi- ha afirmado que los jueces han “violado la Constitución” e ignorado los “numerosos estudios” que según él demuestran los daños psicológicos de los hijos criados en familias homoparentales. El diputado de la Liga Norte Massimo Polledri ha declarado por su parte que la sentencia va contra “la naturaleza y 200 años de psicoanálisis” (resulta sorprendente que Polledri, neuropsiquiatra infantil, muestre tal grado de ignorancia al afirmar que el psicoanálisis tiene 200 años y una sola opinión, uniformemente homófoba, sobre este tema).

También los sectores católicos han cargado con dureza contra la sentencia. Para Avvenire, diario de la Conferencia Episcopal Italiana, los jueces han dictado que «el niño es un sujeto manipulable en experimentaciones fuera de la realidad natural, biológica y psíquica humana” y el sacerdote católico Don Antonio Mazzi (presencia fija en muchos programas de la televisión italiana) ha proclamado que la Corte ha fallado «contra la naturaleza”. Más graves si cabe han sido las declaraciones de Domenico Sigalini, obispo de la diócesis suburbicaria de Palestrina, que directamente ha negado la legitimidad de los tribunales para adoptar este tipo de decisiones.

La homoparentalidad sigue siendo un tema muy polémico en Italia. Una reciente encuesta ha mostrado que mientras el 54% de los italianos están a favor del matrimonio igualitario, el 71% se pronuncia en contra de la adopción homoparental. La web L’Huffington Post, por su parte, dedicaba recientemente un interesante reportaje a los problemas a los que se enfrentan las familias homoparentales en un país que no les reconoce derechos.

Veces compartido
Comentarios
  1. Oscar
  2. Quique
  3. blas
  4. Oscar

Responder a Oscar Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido