"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Perú: cristianos evangélicos y activistas LGTB se enfrentan por «la familia y los valores»

La convocatoria de una marcha «por la familia y los valores» por parte de un grupo de cristianos evangélicos motivó que activistas LGTB de Lima y aliados organizaran una contramarcha «por las familias diversas», lo que generó algunos enfrentamientos en las calles de la capital peruana el mediodía del pasado miércoles, 23 de enero.

La «Marcha por la familia y los valores» perseguía expresar el rechazo de la denominada Coordinadora Nacional Pro Familia a la despenalización del aborto y la despenalización de las relaciones sexuales consentidas con menores de 14 a 19 años (decidida por el Tribunal Constitucional hace solo unas semanas) y rechazar la ordenanza de igualdad y no discriminación propuesta por la Municipalidad Metropolitana de Lima (a la que denominan «ordenanza Sodoma»). La marcha fue convocada además en el contexto del proceso de revocatoria de la alcaldesa de Lima, la izquierdista Susana Villarán, apoyado por líderes evangélicos.

Razones que llevaron a las organizaciones LGTB a organizar, apenas en una semana, una contramarcha a favor de la diversidad familiar, una diversidad que los fundamentalistas pretendieron soslayar, al enfatizar que la «única familia» es la formada por un matrimonio heterosexual, negando así la realidad de las familias monoparentales, las familias con padres divorciados y especialmente de las familias homoparentales. Para ello, medio centenar de activistas se congregaron en la Plaza San Martín con pancartas en las que podían leerse lemas como «Sólo el Amor decide cuál es la familia perfecta» o «Todas la familias, Todos los derechos, Por una Lima sin discriminación».

Al principio, separados por algunos metros, solo hubo enfrentamiento de consignas (bastante disparejo, ya que los fundamentalistas reunieron a más de 2.000 concentrados). Cuando la marcha comenzó a desplazarse, los activistas LGTB y sus aliados de la Red Peruana de Masculinidades y familiares se colocaron al final. La policía y sobre todo la seguridad de los organizadores (voluntarios vestidos con chalecos de defensa civil) intentaron bloquear su avance. Entre gritos, empujones, algunos golpes e insultos los activistas consiguieron avanzar unos 200 metros por la vía que une la Plaza San Martín y la Plaza de Armas antes de ser bloqueados. Durante unos minutos hubo un acalorado intercambio de consignas. Finalmente, se prefirió evitar mayor violencia y la contramarcha dio la vuelta hasta finalizar en el mismo lugar en el que había empezado.

Pese a la diferencia numérica de manifestantes, se considera importante que por primera vez el activismo LGTB peruano se haya enfrentado a los sectores conservadores en torno al significado, simbólico y legal, de familia.

Comentarios
  1. odin
  2. Gióniver Castillo Santana
  3. Gabriela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.