"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Polémica transfóbica en la prensa británica

Lo que comenzó como una referencia desafortunada a las “transexuales brasileñas”, se ha convertido en una auténtica polémica de tintes claramente transfóbicos en el seno del periodismo británico. En el centro de la controversia, dos periodistas, Suzanne Moore y Julie Burchill, enfrentadas desde un feminismo mal entendido con la comunidad transgénero.

Todo comenzó cuando la periodista Suzanne Moore publicó una columna en el New Statesman, en la que se quejaba de las desorbitadas exigencias que pesan sobre las mujeres, de las que según ella se espera que luzcan el cuerpo perfecto de una «transexual brasileña». Ante las críticas recibidas (en no poca medida debido al alto grado de violencia de que es objeto precisamente el colectivo transexual de Brasil), la controvertida periodista Julie Burchill decidió publicar un artículo en The Observer en defensa de su amiga, titulado “Los transexuales deberían parar de una vez”. Pero Moore no habría podido pedir peor ayuda, ya que si bien podía existir alguna duda razonable sobre sus intenciones detrás del comentario inicial, la pieza de Burchill era un cúmulo de barbaridades tránsfobas, describiendo al colectivo trans como “un puñado de mojacamas con malas pelucas” y “dicks in chicks’ clothing” (“dicks con ropa de mujer”, un juego de palabras en inglés donde “dicks” puede significar tanto “pollas” como “idiotas”).

Los insultos transfóbicos de Burchill escandalizaron obviamente a la comunidad trans, pero también fueron duramente criticados desde distintos ámbitos del periodismo, la política y el activismo feminista entendido de otra forma. Lynne Featherstone, ministra del gobierno británico anteriormente en la cartera de Igualdad, describió el artículo como “vómito retrógrado” y pidió el despido tanto de Burchill como del editor del periódico. Y la Dra. Brooke Magnanti -que saltó a la fama al revelar su identidad como la prostituta y bloguera Belle de Jour– publicó una pieza en The Telegraph aconsejando a Moore y Burchill que dejasen de “patrullar las fronteras de lo que significa ser mujer”. Ante el escándalo, The Observer se vio obligado a retirar el artículo (sustituyéndolo por una disculpa), que no obstante encontró un nuevo hogar en el mismo Telegraph.

El último capítulo -por ahora- de esta polémica lo ha escrito la que lo inició, Suzanne Moore, que ha declarado que quizá deba una disculpa más clara al colectivo transexual. No obstante, Moore también dice esperar disculpas por su parte por toda la “ira” descargada sobre ella, y mantiene que “hay gente que murió por su derecho a ofender”.

Veces compartido
Comentarios
  1. alimañero
  2. Felino Minino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido