"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

ATA denuncia la vulneración de derechos fundamentales de las personas transexuales en la UTIG de Málaga

Aún reconociendo el papel que la UTIG (Unidad de Transexualidad e Identidad de Género) del Hospital Carlos Haya de Málaga ha tenido como pionera desde 1999 en ofrecer tratamiento integral a las personas transexuales, la Asociación de Transexuales de Andalucía (ATA) ha reclamado una actualización de sus protocolos, en consonancia con la demanda de despatologización de la transexualidad. Desde ATA se ha pedido de hecho a la Fiscalía que investigue si las prácticas actuales de la unidad vulneran derechos fundamentales de las personas transexuales.

Los tiempos han cambiado y los protocolos deben cambiar para cumplir los principios de igualdad de acceso a la sanidad pública y la atención debe ir en consonancia con la despatologización de la transexualidad, tal como recomiendan organismos internacionales como el comisario de derechos humanos, la ONU y el consejo de Europa”, ha declarado al respecto Mar Cambrollé, presidenta de ATA.

En su comunicado, ATA considera que «según los testimonios recogidos a usuarios y usuarias durante varios meses, se están vulnerando [en la UTIG de Málaga] derechos fundamentales como los que quedan recogidos en el artículo 10 de la Constitución; la dignidad de la persona como derecho fundamental e inviolable. Por otro lado, también se vulneran los derechos y libertades como de igualdad y no discriminación por ninguna circunstancia personal o social que se recogen en el artículo 14″. «Las preguntas (test) que se hacen en las evaluaciones previas vulneran el principio de igualdad, son vejatorias porque atentan contra la intimidad, solicitan información de terceros y anulan el derecho de autonomía personal», añade el comunicado. En palabras de Mar Cambrollé, «ningún protocolo médico puede quebrantar ningún derecho fundamental ni de la carta de derechos y deberes de los ciudadanos en los servicios sanitarios públicos de Andalucía. Estas prácticas no justifican ser válidas para una evaluación que dependa de ella la terapia hormonal o intervenciones quirúrgicas”.

Es por ello que ATA ha puesto los hechos en conocimiento de la fiscalía andaluza, que ha designado a Flor Torres, fiscal de violencia de género de Andalucía, para que abra las diligencias de investigación oportunas sobre la necesidad de revisión de la praxis médica de la UTIG y si la actual vulnera derechos fundamentales del colectivo de personas transexuales. Los hechos también han sido puestos en conocimiento del Defensor del Pueblo de Andalucía, José Chamizo.

«ATA aprovecha esta ocasión para reiterar su buena disposición y tender de nuevo la mano a la Consejería de Salud en la búsqueda de una solución que respete la dignidad y el principio de igualdad», finaliza el comunicado.

Veces compartido
Comentarios
  1. Carlos Sevilla
  2. maria jesus lastra lamar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido