"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Jorge Bergoglio: «En la curia (…) hay una corriente de corrupción (…) Se habla del ‘lobby gay’, y es verdad, está ahí…»

«En la curia hay gente santa, de verdad, hay gente santa. Pero también hay una corriente de corrupción, también la hay, es verdadSe habla del ‘lobby gay’, y es verdad, está ahí… hay que ver qué podemos hacer…», son las palabras que Jorge Bergoglio pronunció en una charla con la directiva de la Confederación Latinoamericana y Caribeña de Religiosas y Religiosos (CLAR), tal y como recoge el portal chileno Reflexión y Liberación, que publica un amplio extracto del encuentro.

Las palabras de Bergoglio parecen hacer referencia al supuesto entramado de luchas de poder, corrupción y relaciones homosexuales en la Santa Sede, recogidas en un informe sobre la filtración de documentos vaticanos (el conocido “Vatileaks”) elaborado por los cardenales Julián Herranz, Jozef Tomko y Salvatore De Giorgi, y que según el diario La Repubblica afirmaba en febrero habría sido uno de los motivos que llevó al anterior papa, Joseph Ratzinger, a presentar su dimisión. Lo cierto es que buena parte de lo que afirmaba La Repubblica era ya conocido, pero este diario lo aderezó con la insinuación de que el citado informe reflejaba la existencia de un supuesto “lobby” homosexual. Un informe que a día de hoy sigue sin haber sido hecho público.

Sea como sea, más allá de los escándalos sexuales en la curia vaticana, «lobbies» y fabulaciones aparte, las supuestas palabras de Bergoglio ante la CLAR supondrían la primera salida de tono del papa después de varios meses durante los cuales medios de comunicación de medio mundo han insistido en retratar a Bergoglio como un papa empático cuya máxima preocupación es la pobreza. Por lo que al tema LGTB se refiere, Bergoglio ha pasado de considerar que el mismo demonio está detrás del matrimonio entre personas del mismo sexo («no se trata de una simple lucha política; es la pretensión destructiva al plan de Dios. No se trata de un mero proyecto legislativo sino de una movida del Padre de la Mentira que pretende confundir y engañar a los hijos de Dios», escribía en 2010 el que entonces era arzobispo de Buenos Aires, en respuesta al proyecto argentino de matrimonio igualitario) a, según terceras personas que aseguran haber hablado del tema con él, ser un defensor de las uniones civiles entre personas del mismo sexo.

¿Cuál es el auténtico Jorge Bergoglio, el que se refiere al «Padre de la Mentira» como promotor del matrimonio igualitario y relaciona «corrupción» y «lobby gay», o ese hombre humilde, defensor de los pobres y favorable a reconocer derechos a las parejas del mismo sexo? ¿O quizá, con algunas matizaciones, ambas posturas son compatibles? Esperamos vuestra opinión.

Comentarios
  1. R
  2. iñigo
  3. Dr.Turbio
  4. Despotorramiento feroz
  5. Ben Gabirol
  6. follamucho
  7. elio cesar
  8. Oscar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.