"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Primeras repercusiones tras la declaración de inconstitucionalidad de la DOMA

La declaración de inconstitucionalidad de la sección 3 de la DOMA (Defense of Marriage Act, la norma que prohibía a la administración federal reconocer los matrimonios entre personas del mismo sexo) no podía tener efectos más inmediatos. Cuestiones tales como los beneficios para los empleados federales y militares casados o la obtención del permiso de residencia para el cónyuge extranjero, hasta ahora limitados a parejas heterosexuales, están siendo ampliadas a los matrimonios del mismo sexo por el procedimiento de urgencia.

Un memorándum de la Oficina de Administración de Personal del gobierno federal, fechada el 28 de junio, establece la extensión de beneficios como los seguros sanitarios, seguros de vida o jubilación a aquellos funcionarios públicos legalmente casados con una persona de su mismo sexo. Una duda se había suscitado respecto a si estos beneficios también podían aplicarse a parejas del mismo sexo unidas en matrimonio en uno de los estados que lo permiten, pero que actualmente residieran en un estado donde el matrimonio igualitario no esté reconocido. La respuesta del director de comunicaciones de la Oficina de Administración de Personal, Thomas Richards, fue afirmativa: “sí, todos estos beneficios estarán a disposición de cualquier empleado o pensionista federal que tenga una licencia de matrimonio válida, independientemente del estado donde tenga su residencia”.

El secretario de Defensa, Chuck Hagel, también ha comunicado que el Pentágono iniciará de inmediato las gestiones para que los cónyuges del mismo sexo del personal militar se beneficien de las prestaciones hasta ahora reservadas a los matrimonios heterosexuales.

Uno de los efectos más demoledores de la DOMA era la imposibilidad de obtener un permiso de residencia permanente a los cónyuges extranjeros de una pareja del mismo sexo binacional, lo cual ocasionaba efectos como la imposibilidad de la convivencia en el país a pesar de estar legalmente casados. El mismo día en que la DOMA era declarada inconstitucional, la organización de defensa de los derechos de los inmigrantes Inmigration Equality informaba de que la opción de obtener un permiso de residencia permanente ya debería estar disponible para los matrimonios binacionales del mismo sexo.

Y, efectivamente, tan solo dos días después, el emblemático 28 de junio, se anunciaba la primera concesión del permiso de residencia para Traian Povov, de origen búlgaro y marido de Julian Marsh, ambos activistas de la organización DOMA Proyect, que luchaba precisamente por la derogación de esa normativa discriminatoria. En realidad, ha sido la casualidad la que ha querido que sea precisamente esta pareja y en esta fecha quien consiga el primer persimo de residencia, pues la solicitud fue efectuada en el mes de febrero. Ha sido la demora habitual de varios meses para este tipo de concesiones, la que ha hecho que la Oficina de Inmigración haya resuelto con posterioridad a la sentencia de inconstitucionalidad de la DOMA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.