"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Un juez federal declara inconstitucional prohibir el matrimonio igualitario en Florida

Nueva sentencia de un juez federal declarando inconstitucional la prohibición del matrimonio en un estado de los Estados Unidos, y no precisamente poco importante. Florida se suma a la ya larga lista de estados en los que se han producido sentencias favorables al matrimonio igualitario, aunque su ejecución queda de momento paralizada hasta que se decidan los recursos. Con Florida, además, se abre la puerta a que el 11º Circuito de Apelaciones (con jurisdicción también sobre los estados de Georgia y Alabama) tenga que pronunciarse sobre la materia… si es que antes no lo hace el propio Tribunal Supremo.

La batalla judicial por el matrimonio igualitario en Estados Unidos ha llegado a un punto en el que no hay semana que no se produzcan novedades. Esta que ahora terminamos será recordada, sin duda, por la sentencia emitida por el juez federal Robert L. Hinkle en Tallahassee, Florida. Un estado en el que ya otros cuatro jueces se habían pronunciado a favor del matrimonio igualitario (lo contamos hace un par de semanas) pero se trataba de jueces de condado, adscritos a la justicia estatal. La sentencia de Robert L. Hinkle, sin embargo, agrupa dos demandas presentadas ante la justicia federal, la primera de ellas en representación de ocho parejas casadas en otros estados, de una mujer que pedía ser reconocida como viuda en el certificado de defunción de su esposa y de dos organizaciones de defensa de los derechos LGTB; y la segunda en representación de dos parejas del mismo sexo, una a la que el estado de Florida no reconoce su matrimonio y otra a la que no permite casarse.

La argumentación del juez Hinkle (cuya sentencia puedes descargar aquí) es similar a la de sentencias previas en otros estados, al considerar que la prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo en Florida (aprobada por referéndum en 2008) viola el derecho al debido proceso y a la igual protección garantizados por la 14ª Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos. No nos resistimos, sin embargo, a reproducir su inicio, que nos parece especialmente significativo (la traducción es propia):

«Los fundadores de esta nación establecieron en el preámbulo de la Constitución de los Estados Unidos que uno de sus objetivos era asegurar para nosotros y para nuestra posteridad los beneficios de la libertad. Pero la libertad ha llegado más lentamente para unos que para otros. Fue en 1967, casi dos siglos después de que la Constitución entrara en vigor, cuando el Tribunal Supremo anuló las leyes estatales que prohibían el matrimonio interracial, protegiendo así la libertad de las personas que habían elegido como pareja en sus vidas alguien de una raza diferente. Ahora, casi 50 años después, los argumentos que defendían la prohibición del matrimonio interracial nos parecen obvios pretextos racistas. Debe ser difícil para aquellos que no vivieron esa época entender que entonces hubo quienes los defendieron de forma honesta. Cuando dentro de 50 años las personas echen la vista atrás, los argumentos de los que ahora defienden igual de honestamente la prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo parecerán obvios pretextos discriminatorios. Y los que no hayan vivido esta época se preguntarán cómo es posible que alguien los defendiera».

Hinkle deja cautelarmente en suspenso la aplicación de la sentencia hasta que se decida la probable apelación o hasta que el Tribunal Supremo aclare definitivamente la situación.

Eso sí, la suspensión no afecta al caso de Arlene Goldberg, la mujer que solicitaba ser formalmente reconocida como la viuda de Carol Goldwasser, la que fue su pareja durante 47 años y con la que contrajo matrimonio en 2011 en Nueva York. El juez considera que en este caso no hay razón de peso que alegar para oponerse al reconocimiento y ordena que se proceda a la modificación del certificado de defunción.

Una carrera de fondo

Ya hay, no lo olvidemos, dos Cortes de Apelaciones (el escalón intermedio entre la justicia federal a nivel de los estados y el Tribunal Supremo) que han ratificado sentencias a favor del matrimonio igualitario: las del 10º Circuito (dos sentencias referidas a Utah y Oklahoma) y del 4º Circuito (una sentencia referida a Virginia).

Los dos primeros estados ya han apelado directamente al Supremo. Por lo que se refiere a Virginia, una funcionaria judicial solicitó que la suspensión cautelar de la sentencia, que vencía esta semana, se prolongara hasta que el Tribunal Supremo aclare la cuestión. Una petición a la que el Supremo ha accedido, como por otra parte se esperaba. La petición contaba de hecho con el apoyo del fiscal general de Virginia, que pese a ser partidario del matrimonio igualitario desea que el Supremo se pronuncie cuanto antes.

Pero hay más Cortes de Apelaciones pendientes de pronunciarse. El 6º Circuito, con sede en Cincinnati (Ohio), debe decidir sobre los recursos a cuatro sentencias favorables emitidas en Kentucky, Michigan, la propia Ohio y Tennessee (en los dos primeros casos, referidas a parejas a las que no se les permite contraer matrimonio, mientras que en Ohio y Tennessee las sentencias obligan a reconocer matrimonios celebrados en otros estados). El panel de tres jueces que debe decidir ya ha escuchado a las partes y en algún momento tendrá que emitir sentencia.

También están pendientes de ser revisadas por las Cortes de Apelaciones sentencias favorables al matrimonio igualitario en Texas, Idaho, Indiana y Colorado. Ligeramente diferente es la situación en Nevada, donde el 9º Circuito debe pronunciarse sobre la materia, aunque aquí no existe una sentencia anterior que declare inconstitucional la prohibición del matrimonio igualitario. En Arkansas, finalmente, es la Corte Suprema del estado la que debe revisar una decisión favorable al matrimonio igualitario emitida por un juez estatal, no federal.

La decisión final, del Supremo, cada vez más cerca

Lo cierto es que poco más de un año después de que el Tribunal Supremo declarase inconstitucional la sección 3 de la DOMA (Defense of Marriage Act, la norma que impedía el reconocimiento por parte de la administración federal de los matrimonios entre personas del mismo sexo), punto de origen de todo este proceso, muy pocos esperaban que se hubiera avanzado tan rápido. Y es que, sea por la sentencia de Utah, sea por la Oklahoma o sea por la de cualquier otro estado, los analistas ven ya muy probable que el Tribunal Supremo acuerde revisar la cuestión en la próxima ronda de aceptación de casos, que tendrá lugar este otoño.

Ello haría posible una sentencia ya en 2015, que en caso de ser favorable haría extensivo el matrimonio igualitario a todo el país. Una expectativa que se ha visto reforzada tras las recientes declaraciones de Ruth Ginsburg, una de las nueve magistradas del Tribunal Supremo, que se mostraba convencida de que el asunto quedará resuelto como muy tarde en junio de 2016, “y posiblemente un año antes”.

El Supremo también podría optar por no aceptar ninguno de los casos (de hecho, así hace con la inmensa mayoría de los procesos que le llegan), lo que supondría dar validez a las sentencias de las Cortes de Apelaciones. Pero no es por lo que apuestan los analistas políticos. Un escenario que además sería difícilmente sostenible si se producen sentencias contradictorias entre diferentes circuitos, algo que aún no ha sucedido pero que no es descartable (es bastante posible, por ejemplo, que el 6º Circuito de Apelaciones, en su sentencia referida a Kentucky, Michigan, Ohio y Tennessee, considere que no es inconstitucional que los estados impidan el matrimonio igualitario por 2 votos contra 1).

Veces compartido
Comentarios
  1. Seba
  2. YoClaudio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido