"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

El ataque a «Charlie Hebdo», bastión contra la hipocresía y el fundamentalismo, es un ataque a todos nosotros

Día triste para la libertad de expresión en Europa. Doce personas, entre ellas varios de sus más destacados viñetistas, han sido cruelmente asesinados en la sede parisina de Charlie Hebdo, el semanario satírico francés. Entre las víctimas hay dos policías, uno de los cuales -de origen por cierto magrebí- fue rematado a sangre fría, imagen que ha dado la vuelta al mundo. Todo apunta a que se ha tratado de un atentado yihadista contra una de las publicaciones que de una forma más valiente se han atrevido a caricaturizar al islamismo radical. Es el momento de rendir un pequeño homenaje a una revista, no lo olvidemos, a la que no le ha temblado la mano a la hora de defender la libertad y enfrentarse al fanatismo con su humor cáustico e irreverente. Porque también lo LGTB, y sobre todo los enemigos de lo LGTB, han sido objeto de sátira por parte de Charlie Hebdo

Cómo no recordar en estos momentos la que fue una de sus portadas más celebradas, de la que nos hicimos eco en noviembre de 2011. Se trataba de la primera portada del Charlie Hebdo tras el atentado que ya entonces provocó graves daños en su redacción, ocurrido después de que el semanario francés publicara en portada una simpática caricatura de Mahoma. «Cien latigazos si no te mueres de risa», decía entonces el profeta, supuesto «redactor jefe invitado» en una edición especial del semanario llamada Charia Hebdo. La respuesta fue otra portada polémica: una viñeta que mostraba a un musulmán y a un redactor de Charlie Hebdo besándose apasionadamente. «El amor es más fuerte que el odio», era la frase que acompaña a la viñeta, obra del dibujante Luz (Renald Luzier), el mismo que firmaba la caricatura de Mahoma que apareció en portada antes del atentado, y que ha salvado milagrosamente su vida gracias a que este miércoles se quedó dormido y llegó tarde al trabajo.

La imagen del beso era la valiente respuesta que Charlie Hebdo dio a los extremistas. Pero no se trataba, ni mucho menos, de la primera vez que una pareja de hombres ocupaba la portada del semanario francés. Muy ácida era la portada que en julio de 2012 dedicó a la discusión sobre el matrimonio igualitario que por esas fechas incendiaba Francia. «El matrimonio gay ya está anticuado. ¡En marcha a por el divorcio gay!», exclamaba una pareja de hombres recién casados, un ataviado con traje y otro vestido de novia… Una portada que seguro no fue del agrado de todos los partidarios del matrimonio igualitario, pero que desde luego entroncaba a la perfección con la tradición satírica de la revista. La firmaba Charb (Stéphane Charbonnier) uno de los asesinados este miércoles.

Pero si por algo se ha caracterizado Charlie Hebdo ha sido por denunciar por activa y por pasiva la hipocresía de los opositores al matrimonio igualitario y a la homoparentalidad, y muy singularmente de la jerarquía católica. Diversas han sido las portadas dedicadas a este tema, como la publicada en febrero de 2013 tras la dimisión de Joseph Ratzinger como papa, y que mostraba a este amorosamente abrazado a un guarda suizo, exclamando «¡Al fin libre!», o la más atrevida, también de febrero de 2013, en la que aludía al cónclave vaticano calificándolo como el verdadero «lobby gay» con la imagen de varios cardenales formando un corro y sodomizándose…

Pero sin duda la más «salvaje» de las portadas alusivas a la hipocresía de la Iglesia católica sobre los derechos LGTB fue la publicada en noviembre de 2012, considerada de hecho por los integristas católicos un ataque en toda regla a su fe. «El señor Vingt-Trois tiene tres papás», titulaba, mostrando a los tres miembros de la Santísima Trinidad sodomizándose entre ellos. La portada, firmada por Luz, aludía al homófobo cardenal André Vingt-Trois, que por entonces era presidente de la Conferencia Episcopal Francesa, y se mofaba de la eterna cantinela de que un niño necesita «un papá y una mamá», que una y otra vez repiten los que se oponen a que las parejas del mismo sexo puedan adoptar y criar hijos. «La verdadera felicidad: cero papás, cero mamás», ironizaba pocas semanas después la portada de Charlie Hebdo mostrando a un bebé que disparaba sobre sus dos padres…

En definitiva, una revista valiente, que ha hecho humor sin distinción de opiniones políticas, religiones y credos, que ha denunciado la hipocresía y que más allá de gustos particulares es un bastión de libertad. Es por eso que el ataque a Charlie Hebdo es un ataque a todos.

Veces compartido
Comentarios
  1. sss
  2. Dr.Turbio
  3. odin
  4. Alfonso
  5. sss
  6. Facu
  7. Omar Saldívar
  8. odin
  9. Daniel
  10. Anónimo
  11. Anónimo
  12. Flick
  13. Facu
  14. Yo mismo

Responder a Alfonso Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido