"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

El papa Francisco arremete contra la “teoría de género”, que compara a las armas nucleares

Joseph Ratzinger podría ser homófobo o tránsfobo, pero no se le podía acusar de hipócrita. Resulta cada vez más difícil decir lo mismo de Jorge Bergoglio, empeñado en salpicar su pontificado de gestos mediáticos amables hacia las personas LGTB, pero cuya posición de fondo no se aparta un ápice de la ortodoxia, como cada vez se preocupa menos en demostrar. Si este mismo mes el papa Francisco alababa el papel de la Iglesia católica de Eslovaquia en el referéndum homófobo celebrado en ese país, ahora, semanas después de recibir en el Vaticano a un católico transexual español, se han conocido los detalles de una entrevista en la que compara la “teoría de género” (término que desde el ámbito más conservador ha acabado siendo utilizado para denigrar tanto al feminismo como a buena parte de las reivindicaciones del colectivo LGTB, muy especialmente la lucha en favor de los derechos trans) con las armas nucleares.

Las palabras de Bergoglio están contenidas en una entrevista concedida a los vaticanistas italianos Andrea Tornielli y Giacomo Galeazzi que forma parte del libro Papa Francisco: esta economía mata, que acaba de ser publicado en Italia, pero este fragmento no había llamado la atención hasta que lo ha divulgado National Catholic Reporter, una publicación católica progresista de los Estados Unidos.

Para el papa, todas las épocas tienen “Herodes” que “destruyen, que traman planes de muerte, que desfiguran el rostro del hombre y de la mujer destruyendo la creación”. “Pensemos en las armas nucleares, en su capacidad de aniquilar en unos pocos instantes un alto número de vidas humanas. Pensemos en la manipulación genética, en la manipulación de la vida, o en la teoría de género, que no reconocen el orden de la creación. Con esta actitud, el hombre comete un nuevo pecado contra Dios el Creador. La verdadera custodia de la creación nada tiene que ver con ideologías que consideran al hombre un accidente, un problema al que eliminar“, añade.

“Dios ha colocado al hombre y la mujer en la cumbre de la creación y les ha confiado la tierra. El diseño del Creador está escrito en la naturaleza”, añade después.

Las personas trans, en el punto de mira de la Iglesia más ultra

Hasta tiempos recientes la realidad transexual era básicamente ignorada por la institución católica, más preocupada por las relaciones entre personas del mismo sexo. Pero en los últimos años se observa una intensificación de la condena por parte de los miembros más ultras de la jerarquía, de los que en España tenemos buenos ejemplos. El obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Pla, no ha dudado por ejemplo en hacer extensivas a las personas transexuales sus diatribas. Hace pocas semanas, sin ir más lejos, incluyó a la “despatologización de la así llamada transexualidad” en la lista de supuestos objetivos de una perversa agenda LGTB.

Otro ejemplo es el del obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, que hace un par de años difundía su mensaje tránsfobo en una carta pastoral en la que criticaba la “ideología de género” que según él “rompe todo lazo del hombre con Dios a través de su propia naturaleza, sitúa al hombre por encima de Dios, y entonces Dios ya no es necesario para nada, sino que hemos de prescindir de Él, porque Dios es un obstáculo para la libertad del hombre. La ideología de género es una filosofía, según la cual el sexo ya no es un dato originario de la naturaleza, que el hombre debe aceptar y llenar personalmente de sentido, sino un papel social del que se decide autónomamente (…) Ya no valdrían las ecografías que detectan el sexo de la persona antes de nacer. Esperamos un bebé. ¿Es niño o niña? La ecografía nos dice claramente que es niña. No. Lo que vale es lo que el sujeto decida. Si quiere ser varón, puede serlo, aunque haya nacido mujer. Y si quiere ser mujer puede serlo, aunque haya nacido varón. No se nace, se hace. Al servicio de esta ideología existen una serie de programas formativos, médicos, escolares, etc. que tratan de hacer ‘tragar’ esta ideología a todo el mundo, haciendo un daño tremendo en la conciencia de los niños, adolescentes y jóvenes”.

En noviembre de 2006, Fernández publicaba otra carta titulada “Dios ama también a los homosexuales” (sic) en la que calificaba a la ley de identidad de género como “contraria a la verdad del hombre”. “Es una extorsión del plan de Dios, no ayuda a las personas con dificultad en este campo y siembra la confusión en el ambiente social donde vivimos. A un niño o a un joven hoy le es más difícil vivir el plan de Dios con estas leyes que enrarecen el ambiente”, escribía entonces, en referencia a la ley que en España permite a las personas transexuales modificar su identidad registral mediante un procedimiento administrativo.

Veces compartido
Comentarios
  1. Sere

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido