"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Sudáfrica: los responsables de la muerte de un chico de 15 años al que pretendían «masculinizar», culpables de asesinato

Un tribunal sudafricano ha encontrado culpable de asesinato al responsable de un campo de entrenamiento paramilitar destinado a “masculinizar” a jóvenes afeminados o considerados de carácter débil, ingresados allí por sus propias familias, en el cual fallecieron varios jóvenes víctimas de los malos tratos sufridos. El escándalo trascendió a raíz de la trágica muerte en 2011 de Raymond Buys, un muchacho de 15 años. También ha merecido veredicto de culpabilidad un ayudante.

Como contamos en su momento, Buys había sido ingresado en el campo de entrenamiento diez semanas antes de su muerte. El chico presentaba al parecer problemas de aprendizaje debido a un déficit de atención y sus padres deseaban “endurecer” su carácter. Cuando abandonó el campo, se encontraba malnutrido y deshidratado (al parecer negarles la comida a los “reclutas” era uno de los castigos habituales del campamento) y presentaba lesiones traumáticas, hematomas múltiples y daño cerebral, consecuencia de las palizas recibidas. Raymond Buys ingresó directamente en la unidad de cuidados intensivos de un hospital, pero finalmente murió.

Casi cuatro años después de su muerte el proceso judicial ha llegado a su fin. Alex de Koker (vinculado al movimiento supremacista afrikáner) y el que entonces era su joven ayudante, Michael Erasmus, han sido encontrados culpables de asesinato, abuso infantil y lesiones corporales graves por la muerte de Raymond Buys. Hasta dentro de varias semanas no se conocerá la sentencia.

Una variante de las «terapias reparadoras»

Según denunció en su momento la activista sudafricana Melanie Nathan, la actividad del campamento no dejaba de ser una siniestra variante de las terribles “terapias reparadoras”, cuyo objetivo no era otro que “masculinizar” a adolescentes supuestamente afeminados o de carácter «blando».

El suplicio al que fue sometido Raymond Buys, en cualquier caso, es digno de una película de terror. Según el testimonio de Gerhard Oosthuizen, otro joven otro joven que coincidió con él, en una ocasión en la que intentó escapar fue encadenado a la cama, golpeado y obligado a hacerse sus necesidades encima. En otras ocasiones le hicieron comer sus propias heces y su propio vómito.

La muerte de Buys rescató además del olvido otras dos muertes ocurridas cuatro años antes, en 2007: la de Erich Calitz, de 18 años, y la de Nicholas van der Walt, de 19. Calitz sufrió también palizas que le provocaron lesiones cerebrales, pese a lo cual Alex de Koker evitó entonces una sentencia de cárcel. La muerte de Nicholas van der Walt, en cambio, fue considerada una “muerte natural” y atribuida a un ataque cardíaco.

Veces compartido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido